Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 24 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cuál es la diferencia entre la confesión, la reconciliación y la penitencia?

Ravipat/Shutterstock

Isabelle Cousturié - publicado el 16/03/18

Juntas, estas tres palabras constituyen el “Sacramento de la Penitencia y la Reconciliación”. Su finalidad es el “retorno a Dios”. Eso sí, cada uno de los términos tiene un sentido muy concreto

Confesión, reconciliación, penitencia… En cierto modo, cada una de estas palabras puede utilizarse para designar el “Sacramento de la Penitencia y de la Reconciliación”, nombre oficial dado desde el Concilio Vaticano II (1962) a este séptimo sacramento.

Es un signo, como los demás –Bautismo, Matrimonio, Orden, Confirmación, Eucaristía, Enfermos–, de don gratuito de Dios.

Su objetivo: que Dios pueda perdonar los pecados a los penitentes. Sin embargo, cada una de estas palabras por sí sola no puede expresar adecuadamente la totalidad de este sacramento. Y es que cada una se refiere a un aspecto doctrinal y a un sentido muy preciso cuyo poder es transformar al penitente espiritual y humanamente.

Para realizar una conversión que traiga a la vez el perdón de Dios y la reconciliación con los hermanos y hermanas en la fe, es necesario que se den todas las partes del sacramento: el reconocimiento del amor fiel de Dios, de una ruptura en la alianza causada por nuestra actitud; la imploración del perdón de Dios y la voluntad de reparar la falta cometida:

Confesión

Consiste en “reconocer” los pecados ante un sacerdote (confesión privada) o ante otras personas (confesión pública). Esto requiere un examen de conciencia previo, una disponibilidad interior, para reconocer en profundidad en qué medida uno ha hecho o suscitado el bien y resistido el mal en las actitudes y pensamientos diarios.

Y puesto que la confesión solo tiene sentido cuando va acompañada de arrepentimiento, es necesario que el penitente llegue con remordimientos sinceros. Entonces dirá al sacerdote: “Bendígame, padre, porque he pecado”.

La buena disposición de espíritu es muy importante, porque el sacerdote, durante la confesión, escuchará y tratará de determinar dónde incidir para acompañar mejor su proceso penitente y así hacerle reflexionar sobre sus propias faltas de manera adecuada.


POPE CONFESSION

Te puede interesar:
Los 5 requisitos para que la confesión sea eficaz

La reconciliación

CONFESSION
Sebastien Desarmaux | GoDong

Es una gracia de Dios que perdona al pecador arrepentido y lo reintroduce en su paz, gracias a Cristo muerto y resucitado, en quien todos los pecados son perdonados. Es un regreso a la comunión con Dios a través de la conversión. Dios da al pecador el amor que reconcilia con la Iglesia y con sus hermanos y hermanas.

Durante esta reconciliación, se perdonan los pecados graves que no son perdonados por simple arrepentimiento, y el penitente reaviva las fuerzas espirituales que necesita para vivir como cristiano.

Penitencia

WOMAN,PRAYING,CHURCH

Es “implorar” el perdón de Dios, es querer “reparar la falta cometida”. Es un signo de cambio de orientación, un signo de conversión. Un signo de que uno quiere cambiar de vida y permitir ajustarse al Evangelio (espíritu y de corazón).

La penitencia sacramental es el resultado natural de un proceso de arrepentimiento. Implica “el dolor y el rechazo de los pecados cometidos, el firme propósito de no pecar más, y la confianza en la ayuda de Dios. Se alimenta de la esperanza en la misericordia divina”.

El penitente es invitado a formular un Acto de Contrición:

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío. Por ser tú quien eres, Bondad infinita, y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. También me pesa que puedas castigarme con las penas del infierno. Ayudado de tu divina gracia propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta”.




Te puede interesar:
Cómo confesarse

Tags:
confesionpenitenciaperdonreconciliacionsacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
5
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.