Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Stephen Hawking: El hombre de las estrellas, el cine y la TV

STEPHEN HAWKING
Comparte
Comenta

El afamado astrofísico era un apasionado de Star Trek y un gran comunicador a pesar de sus limitaciones

Ha muerto el físico Stephen Hawking. Probablemente el hombre que mejor entendía el universo. Ya se ha hablado en Aleteia de su singular relación con la Iglesia. Era un ateo convencido pero no negaba un diálogo con la fe. Lo que es un todo un paso como el Papa Francisco apuntó, “el verdadero diálogo y comunicación se hace con aquellos que piensan diferente”.

Stephen Hawking pensaba diferente, por eso resulta tan apasionante tratar de comprender lo que dice. Lo mejor del asunto es que al científico le gustaba mucho dialogar y tal vez por esto tuvo audiencia, nada menos, que con cuatro papas. A Hawking, ni a la Iglesia, les importaba mirarse cara a cara tal vez porque yo creo que en el fondo los dos querían llegar a entenderse.

De hecho, a Hawking le preocupaba tanto poder comunicarse con los demás que se empeñó a fondo a la hora de hacerse comprender. Él sabía que decía cosas que a muchos nos podían sonar a chino pero el físico creía que eran importantes y quiso trasladarlas a los que estamos, al menos en lo que a astrofísica se refiere, tres o cuatro mil escaleras por debajo de él.

Publicó un libro sobre física que fue todo un superventas, La historia del tiempo y además colaboró en varios documentales para tratar de hacer entender cuán complejo y hermoso es el universo. Su interés por los medios fue tal que hasta inspiró (y colaboró, en la medida que le dejaron) en una película de Hollywood, La teoría del todo. El largometraje (que relataba sus años en la universidad cuando su enfermedad comenzó a aflorar) no estaba mal del todo aunque resultaba demasiado benevolente con un hombre que, como ser humano, digo yo que alguna pega tendría.

Te puede interesar: La Teoría del Todo

Pero es que además Hawking era un friki. Le gustaba tanto Star Trek que solía comenzar sus conferencias con una cita sobre la popular serie y de hecho, llegó a intervenir en un memorable cameo en el que se interpretaba así mismo jugando una partida de poker junto a Isaac Newton y Albert Einstein. Lo hemos podido ver en The Big Bang Theory y en forma de dibujo animado en Futurama y en Los Simpson, donde se interesaba por la teoría de Homer de un universo en forma de rosquilla.

Hawking sin duda hizo mucho por el universo y quizá no tanto por el cine o la televisión. Pero sí que parecen claras al menos dos cosas. La primera es que sin el cine y la televisión muchos no sabrían quién diantres es Stephen Hawking y esto es así porque él se prestó a buen seguro, porque sabía lo importante que resultaba ser accesible y reconocible por el gran público. Y lo segundo es que él dijo que no creería en Dios hasta que no lo demostrara la ciencia. Y digo yo, ¿ha demostrado la ciencia cómo es posible que Hawking haya sobrevivido 55 años a un diagnóstico que le daba una esperanza de vida de cinco como máximo?

Ramón Monedero.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.