Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Científicos descubren una estrella “que no debería existir”

STARS
Comparte

Se trata de uno de los seres más próximos en edad al origen de Universo

Un grupo de científicos del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han descubierto recientemente la estrella enana J0023+0307, que se encuentra a 9.450 años luz de distancia, en el halo de la Vía Láctea.

En la nueva estrella no se ha encontrado carbono, lo que hace que sea de composición distinta a estrellas similares. Esta observación, según han explicado los investigadores en la revista científica “The Astrophysical Journal Letters”, desafía los modelos teóricos de formación estelar con bajo contenido en metales.

De edad parecida al Universo

J0023+0307 se encuentra todavía en la secuencia principal, etapa en la que se mantienen las estrellas durante la mayor parte de su vida, y posee una edad similar a la del Universo.

Los científicos que firman el artículo han expresado que el descubrimiento de una estrella enana con escaso contenido en carbono “cuestiona los modelos de formación de estrellas de baja masa en el universo temprano”.

El pasado mes de diciembre de 2017, el mismo grupo de investigadores descubrió otra estrella enana, J0815+4729, también ubicada en el halo de la Vía Láctea y de bajo contenido en metales. Sin embargo, la composición con carbono era distinta.

El grupo investigador considera asimismo que este hallazgo en un punto tan distante de la Vía Láctea permite aportar información crucial sobre el proceso de creación de núcleos atómicos que se produjo tras el Big Bang.

Esto ha sido posible gracias al empleo de telescopios de gran diámetro, entre los 8 y 10 metros de largo, capaces de realizar espectroscopía de alta resolución.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.