¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

8 verdades básicas que incluso las personas inteligentes olvidan

Marija Savic/Stocksy United
Comparte

Recordarlas puede hacerte hoy más feliz

Incluso las personas más inteligentes, a veces olvidan estos conceptos básicos y obvios:

1 – No sentirse preparado puede ser algo bueno

Las oportunidades raramente vienen cuando estamos al 100% listos para aprovecharlas. Éstas son más propensas a tocar a nuestra puerta cuando te sientes inseguro con tu preparación, conocimiento y habilidades. Pero eso no significa que debes ignorarlas hasta que te sientas listo.

La mayoría de nuestras oportunidades de vida nos obliga a crecer tanto emocional como intelectualmente. Nos impulsan a dar lo mejor de nosotros mismos, aunque eso signifique salir de nuestra zona de confort. Pero sacrificar nuestra comodidad puede nos impulsa hacia el crecimiento personal.

Si quieres cambiar tu vida para mejor, debes abrirte a nuevas oportunidades que surgen en tu día a día.

2 – Éxito y fracaso van de la mano

Muchas veces, las personas tienden a malinterpretar el significado de la palabra “fallo”. ¿Por qué tenemos tanto miedo al fracaso? Es tan natural como tener éxito.

El error no significa no tener éxito. En realidad, es parte del círculo del éxito.

Y el éxito en sí no debe ser medido por la realización de un objetivo particular. El éxito es un estado de ánimo y, por lo tanto, todos pueden sentirse muy exitosos.

3 – La acción es la clave de todo éxito

Muchas veces oímos que el conocimiento es poder. Pero solo es poder si lo usas.

Saber cómo hacer algo y realmente hacerlo son dos cosas completamente diferentes. No importa si, por ejemplo, lees libros y artículos sobre la procrastinación  y no realizas ninguna acción específica para superar este problema.

El conocimiento y la inteligencia son inútiles sin la acción.

4 – Incluso los errores significan progreso

Si miras atrás en tu vida, tal vez te des cuenta de que los errores cometidos en el pasado te enseñaron lecciones valiosas.

Entonces, ¿por qué tenemos tanto miedo a cometer errores si éstos nos ayudan a crecer con más sabiduría?

Todo error que se comete en el camino hacia un determinado objetivo te acerca a él.

El miedo a cometer errores puede llevarte a no actuar y éste sea tal vez el error del que más arrepientas en tu vida.

De esa forma, siempre te preguntarás qué hubiera sucedido si no hubieras estado tan asustado. Y lo más importante, no habrás evolucionado.

Por lo tanto, prueba y mira qué pasa. Después, evalúa.

5 – La toma de decisiones se limita cuando hay muchas opciones

Vivimos en una época en que hay muchas oportunidades para escoger cuando se trata de determinar nuestros caminos profesionales y de vida. Pero cuando tenemos muchas opciones frente a nosotros, muchas veces podemos confundirnos y es la indecisión la que vuelve a entrar en juego.

Estudios comerciales y de marketing muestran que, cuando un consumidor tiene más opciones de productos, está más predispuesto a comprar menos. Si piensas en ello, escoger un producto entre tres opciones de productos es mucho más fácil que escoger uno entre trescientos. La mayoría de las personas desistirá fácilmente, si el proceso de decisión de compra fuera difícil.

6 – El éxito no significa necesariamente felicidad

Muchas personas creen que solo pueden ser felices si logran un objetivo específico. Por ejemplo, el éxito profesional.

En mi opinión, podemos escoger ser felices todos los días, no importa en qué punto de nuestro camino nos encontremos, ni si hemos alcanzado nuestros objetivos…

No necesitas esperar a tus sueños para ser feliz. Lo más importante es apreciar cada momento de cada día y agradecer quién eres y lo que tienes ahora.

7 – Puedes ser el mejor en algo, incluso cuando no te gusta hacerlo

Algunas personas dicen que, para se bueno en algo, te tiene que gustar hacerlo.

En mi opinión, eso no tiene porque ser verdad. Si una persona dedica su tiempo y esfuerzo en aprender una habilidad particular, puede volverse excelente. La forma como ésta se siente sobre la actividad no determina su éxito en la misma.

8 – Lo que vemos en los demás existe en nosotros

Los problemas que podamos tener con una persona en concreto puede ayudarnos a aprender algo sobre nosotros mismos. ¿Por qué vemos ese problema en la otra persona? ¿Puede ser que nosotros también tenemos algo que ver con ese problema? Ver así puede resultar algo frustrante pero reconocer que lo que vemos en los demás es un reflejo de nosotros mismos, puede ayudarnos a superar nuestros problemas no resueltos.

 

Por Pensar Contemporâneo

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.