Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 20 septiembre |
San Jenaro
home iconActualidad
line break icon

El justiciero (Death Wish): La venganza, más fría que nunca

DEATH WISH

MGM Studios

Tonio L. Alarcón - publicado el 13/03/18

Cuatro décadas y media más tarde, Eli Roth recupera al personaje más mítico de Charles Bronson, ahora interpretado por Bruce Willis

Cuando se califica El justiciero de la ciudad como una fantasía fascistoide sobre la venganza y una apología de la autodefensa ciudadana, en general se acostumbra a confundirla con las secuelas, progresivamente más enloquecidas y más burras, que produjo Cannon Films a partir del inesperado éxito de Yo soy la justicia –corramos un tupido velo sobre la caótica titulación española de la franquicia–.

En realidad, lo que Michael Winner y Charles Bronson hicieron fue permitirle a los espectadores de mediados de los 70 –una época de crisis en la que los niveles de delincuencia se dispararon– verse reflejados, con la incomodidad que ello provocaba, en la psique fracturada de un hombre profundamente traumatizado por lo ocurrido a su familia, que utiliza la violencia como vehículo de expresión del dolor que siente… No en vano, tras su primera incursión como vigilante, vomita en una papelera de su casa, ofuscado, confuso y desorientado.

Aproximarse de nuevo a un material así de delicado y que, además, ha sido imitado y requeteimitado en innumerables ocasiones, requería de una valentía y de una personalidad muy marcadas. Virtudes que Joe Carnahan desmostró en el guión que escribió en la época en la que estuvo implicado en el proyecto de El justiciero (Death Wish), y en el que convertía a Paul Kersey en un auténtico monstruo, una persona desequilibrada y paranoica –no sólo por el dolor personal, sino también por las heridas físicas recibidas– que perdía el sentido de la realidad hasta prácticamente anularse como persona.

Una apuesta, es evidente, demasiado arriesgada para ese Hollywood que se resiste a darle el protagonismo a personajes moralmente complejos que, de alguna manera, puedan soliviantar los ánimos de sus espectadores potenciales… Sobre todo si van a ser interpretados por estrellas como Bruce Willis, que no están dispuestos a abandonar una cierta imagen personal, incluso si el papel que han aceptado lo demanda.

De ahí que se encargaran innumerables reescrituras del guión de Carnahan para suavizar sus aristas, hacerlo más convencional –y encajarlo de forma más natural dentro del tipo de actioner que suele protagonizar Willis–, y se le dieran las riendas del proyecto a un director procedente del terror, y con ansias de demostrar su valía dentro del cine comercial, como Eli Roth.

El resultado de que tantas manos hayan pasado por un proyecto, inicialmente, tan personal, es una película que nada entre dos aguas y jamás llega a decidirse por ninguna. Es decir, se aproxima a una temática que, a día de hoy, sigue siendo igual de incómoda que cuando se estrenó El justiciero de la ciudad, pero lo hace de forma blanda, timorata, sin esa ambientación incómoda, hiperrealista, que Winner supo darle al original –y que le llevó incluso a inspirarse en La naranja mecánica para el ataque a la familia de su protagonista–.

No basta con que Roth filme los tiroteos con eficacia, y cuele algún detalle gore pasado de vueltas, para que la versión de la novela original de Brian Garfield que ha rodado resulte subversiva y remueva conciencias: a la hora de abordar un tema tan delicado como el de la venganza, hay que tener muy clara la carga moral de la misma para ser capaz de transmitírsela al espectador sin caer en soluciones facilonas.

Ficha Técnica

Título original: Death Wish

Año: 2018

País: Estados Unidos

Género: Acción

Director: Eli Roth

Intérpretes: Bruce Willis, Vincent D’Onofrio, Dean Norris, Kimberly Elise, Elisabeth Shue, Camila Morrone

Tags:
cine

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.