Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Cómo se hacen el pan y el vino eucarísticos?

COMMUNION BREAD
Comparte
Comenta

El Rito Romano contiene instrucciones muy específicas sobre el proceso

Desde de la Última Cena, la Iglesia católica ha realizado una celebración eucarística que incluye pan y vino que se transforman milagrosamente en cuerpo, sangre, alma y divinidad de Jesucristo.

Sin embargo, la Iglesia católica considera que no puede emplearse cualquier tipo de pan o vino, por lo que existen instrucciones concretas que regulan su creación.

Para el Rito Romano (el Rito Oriental se tratará en un artículo separado), el Código de Derecho Canónico recoge los elementos básicos del proceso de elaboración del pan y del vino.

924 § 1. El sacrosanto Sacrificio eucarístico se debe ofrecer con pan y vino, al cual se ha de mezclar un poco de agua.

 § 2. El pan ha de ser exclusivamente de trigo y hecho recientemente, de manera que no haya ningún peligro de corrupción.

 § 3. El vino debe ser natural, del fruto de la vid, y no corrompido.

926 Según la antigua tradición de la Iglesia latina, el sacerdote, dondequiera que celebre la Misa, debe hacerlo empleando pan ázimo.

La instrucción Redemptionis Sacramentum añade unos cuantos requisitos más.

Por consiguiente, no puede constituir la materia válida, para la realización del Sacrificio y del Sacramento eucarístico, el pan elaborado con otras sustancias, aunque sean cereales, ni aquel que lleva mezcla de una sustancia diversa del trigo, en tal cantidad que, según la valoración común, no se puede llamar pan de trigo. Es un abuso grave introducir, en la fabricación del pan para la Eucaristía, otras sustancias como frutas, azúcar o miel. (…)

El vino que se utiliza en la celebración del santo Sacrificio eucarístico debe ser natural, del fruto de la vid, puro y sin corromper, sin mezcla de sustancias extrañas.

Hay algunas excepciones a las normas anteriores, incluyendo hostias bajas en gluten y una forma de vino permitida para quienes no deberían consumir alcohol. Sin embargo, en general, estas reglas básicas regulan qué tipo de pan y vino pueden usarse en Misa.

Muchas empresas se especializan en crear este tipo de pan, incluyendo muchas comunidades de monjas. Por ejemplo, la Comunidad pasionista en Erlanger, Kentucky, hornea pan todos los días para uso en parroquias de todo Estados Unidos. En un artículo para Loyola Press se explica el proceso con detalle.

Empiezan su jornada mezclando agua y harina para hacer la masa. Allá por 1951, cuando el monasterio empezó a hacer hostias, medían la harina y el agua con tazas de medida. Ahora que el negocio se ha extendido a 100 parroquias de todo el país, tienen que medirlo con balanzas.

La masa se vuelca cazo a cazo en la máquina para hacer obleas, similar a una plancha de gofres, solo que, en vez de una parrilla, tiene grabado el símbolo del crismón. Una vez están cocinadas las láminas de 35 centímetros, se apilan y almacenan durante la noche en un humidificador, para que puedan ser cortadas sin romperse al día siguiente. Las láminas humedecidas se montan en pilas de 72 y se cortan en obleas de tamaños mediano y pequeño. Una vez cortadas, las obleas se secan en bandejas para luego ser embaladas por la hermana Paul, de 91 años, para su distribución.

Por lo general, se cree que Jesús empleo pan ázimo en la Última Cena y, según algunos estudiosos, “la hipótesis más más fundamentada es que el vino habría sido similar al actual Amarone, un vino tinto italiano hecho de uvas que han sido secadas antes de la fermentación”. Por estos y otros motivos espirituales, el Rito Romano respeta los ingredientes más sencillos para la sustancia que se convierte en cuerpo y sangre de Jesucristo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.