Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo afrontar la muerte de un hijo

SAD

Marjan Apostolovic - Shutterstock

Javier Fiz Pérez - publicado el 12/03/18

Cuando un hijo muere, ese mundo que hemos construido en nuestra mente se destruye

¡Dolor, amargura, tristeza, rabia, desesperación! Las emociones inmediatas ante la muerte de un ser querido y mas aun cuando se trata de un niño inocente a quien le troncan la vida. No hay palabras cuando el dolor es tan grande. El silencio es el lenguaje mas conveniente en estos casos.

La muerte de un hijo deja una huella de dolor que por siempre estará gravada en el corazón de sus padres. Una parte de ellos se va junto a su hijo mientras que el futuro cambia para siempre. Es que esta muerte va en contra del orden natural de la vida.

Por eso, su muerte te lleva a transitar una crisis vital profunda en la que todos los principios filosóficos, psicológicos, espirituales y sistema de valores que hasta entonces te guiaban quedan en jaque absoluto. Los padres se cuestionan si la vida tendrá algún sentido mientras se preguntan: “¿Cómo voy a hacer para sobrevivir al dolor de su ausencia?”.


PATRICIA RAMÍREZ - CRUZ

Te puede interesar:
Patricia Ramírez, la viva imagen de La Piedad

La muerte de un hijo implica no sólo la pérdida de su presencia física sino también de los sueños y proyectos que tenías en mente.

Desde que somos pequeños jugamos y fantaseamos con la idea de ser padres. Sin embargo, sólo cuando llega un hijo a nuestra vida es que comprendemos el amor profundo que nos unirá por siempre a nuestro niño. Más allá de cualquier distancia, tiempo o adversidad se construye un vínculo que transforma de un modo irreversible ese mundo en el que te encontrabas hasta ahora.

Cuando un hijo muere, ese mundo que hemos construido en nuestra mente se destruye. Los padres quedan absolutamente desorientados y entumecidos frente a la nueva realidad. Es que el orden natural de la vida nos dice que los hijos no deben morir antes que los padres.

Debemos ver a nuestros hijos crecer, estudiar y formar su propia familia. Es por eso que la muerte de un hijo resulta tan incomprensible… su ausencia física implica la pérdida del futuro, de sueños y de esperanzas generando un dolor tan profundo que no puede expresarse con palabras. En este sentido, cada padre experimentará este proceso de duelo de manera absolutamente personal.

El dolor nos abre a una nueva dimensión en busca de sentido.

Las emociones, la salud física, el sistema de creencias, los pensamientos y las prioridades de la vida cambian. Todo cambia. Se trata de uno de los eventos en los que nos sentimos necesitados de algo mas grande que nosotros mismos para poder afrontar lo que sentimos y vivimos.


MISSING

Te puede interesar:
Gabriel, el “pescaíto” que conmociona España: la madre pide que pare el odio

Son estos los momentos en los que el don de la fe nos abre a la única dimensión capaz de dar sentido a lo que racionalmente no lo tiene. Cuando además la muerte de un hijo sucede no por accidentes, o enfermedad o catástrofes naturales sino por la maldad de otra persona que deliberadamente decide terminar con una vida, no hay otro camino para darnos un sentido en el dolor ocasionado sino el de la fe y confianza en quien nos ha creado. Hay eventos (desgracias) en la vida donde las explicaciones racionales no son siempre de ayuda.

Hay algo mas grande que nosotros mismos, que nos supera y que nos puede iluminar para ver con otros ojos lo que no logramos aceptar con los ojos de esta tierra. Un don y una bendición la presencia de la fe en nuestras vidas cuando el mundo nos coloca en un escenario tan devastador como el de la muerte (asesinato) de un hijo. Y qué decir! Además del dolor de todos ante este drama, se ha podido tambien apreciar cómo la fe y las buenas acciones han salido por todos lados y han sacado lo más bonito de la gente. El valor del amor que encuentra su sentido mas sublime en la dimensión de la fe.

Tags:
muerteniñopaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.