Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Así es como se reconoce la estatua de un apóstol o un santo

FOUR EVANGELISTS
BY NINE JOHNSON | SHUTTERSTOCK
Comparte

Los atributos utilizados en la iconografía cristiana permiten recomponer su identidad y el objeto de su veneración.

Encontramos estatuas de apóstoles o de santos por todas partes, incrustadas en la arquitectura de un edificio o figurando en una representación artística. Todas estas estatuas y representaciones son el signo de una veneración particular vinculada a una época, a un acontecimiento o al deseo de los fieles de rendir homenaje y perpetuar la memoria de sus santos y mártires, de poder contar con su intercesión ante Dios al rezar a sus pies.

Para facilitar su identificación, estas representaciones suelen ir acompañadas de atributos —un objeto, un animal, una planta— que los caracterizan: la palma y la corona para los mártires, la mitra y el báculo para un obispo, el libro de los Evangelios para los doctores de la Iglesia, una maqueta de iglesia para los santos fundadores… Esta simbología creó auténticos lazos entre los fieles y las obras de arte.

Estas estatuas y representaciones se multiplicaron al final de la Edad Media, y para no correr el riesgo de confundirlas o de que su deterioro fuera demasiado como para reconocerlas, ya no es solo un atributo lo que se añade, sino que a veces hay dos. Esto se vuelve más complicado cuando la elección es variada, es decir, cuando la misma persona es representada con un atributo particular representativo de una u otra situación de su vida. La lista es bastante larga. Sin embargo, es una alegría reconocer a primera vista la representación de un santo. Aleteia os ofrece un pequeño resumen para reconocer a los apóstoles.

Los apóstoles

Pedro: las llaves son las llaves del paraíso, pero también encontramos la barca, símbolo de la Iglesia de la que él fue responsable; el gallo expresa su negación; la cruz invertida es expresión de su martirio o la triple cruz marca su dignidad papal.

© Wikimedia. San Pedro con sus llaves, por Rubens. 

Mateo: la lanza o la espada son los instrumentos de su suplicio, el ángel representa su figura de Evangelista. También se representa con un hacha, con un monedero o una balanza que representa su oficio de publicano.

© Wikimedia. Mateo y su lanza, por Van Dyck. 

Juan: representado con un caldero de agua hirviendo —su suplicio—  o portando un cáliz del que emerge una cabeza de serpiente, en referencia a un milagro que ocurrió después de que le ofrecieran beber de una copa envenenada.

© Wikimedia. San Juan con su cáliz, por El Greco.

Andrés: habitualmente, aparece la cruz sobre la que fue martirizado, a menudo representado con los pies y los puños atados con cuerdas.

© Wikimedia. San Andrés y la cruz de su martirio. 

Santiago el Mayor: además de la concha de peregrino nacida con la peregrinación de Compostela y la armadura de caballero en España, el apóstol también es representado portando el pergamino de la nueva Ley y a veces una espada que evoca su decapitación.

© Wikimedia. Santiago el Mayor, por Pietro Novelli. 

Felipe: además de la cruz de su martirio, el apóstol también se representa con una piedra para significar su lapidación.

© Wikimedia. San Felipe, por Giuseppe Mazzuoli, en la archibasílica de San Juan de Letrán, en Roma.

Bartolomé, también llamado Natanael: a menudo es representado llevando su propia piel en su brazo —fue despellejado vivo— o con un gran cuchillo, instrumento de su suplicio.

© Wikimedia. San Bartolomé, El Juicio final de Miguel Ángel, capilla Sixtina. 

Tomás: a menudo se representa con un dedo en la llaga de Cristo, con una escuadra de arquitecto que evoca su trabajo de constructor en India o con una lanza, instrumento de su martirio.

© Wikimedia. La incredulidad de Santo Tomás, por Rembrandt. 

Judas Tadeo: representado con un garrote, instrumento de su martirio.

© Wikimedia. Judas portando la imagen de Cristo, por Joseph Protzner, iglesia de San Pedro, Múnich.

Simón el zelote: con frecuencia representado con una sierra, un barco, un libro —en referencia a los Evangelios— o la espada del martirio. A menudo está acompañado por su hermanastro, Judas Tadeo.

© Wikimedia. Simón, por Caravaggio. 

Santiago el Menor: lo vemos coronado con mitra como primer obispo de Jerusalén o a veces con un palo en forma de garrote que evoca su muerte.

Santiago el Menor, según François Boucher.

Judas Iscariote: es representado con más frecuencia ahorcado para ilustrar su suicidio  o con una bolsa de dinero y dando un beso a Jesús para recordar su traición.

© Wikimedia. El beso de Judas, por Giotto di Bondone. 

El apóstol Pablo, aunque no forma parte de “los doce”: su caída de un caballo ilustra su conversión camino a Damasco. También se representa con el libro, el pergamino de la nueva Ley, sus epístolas o con la espada que ilustra tanto su decapitación como la agudeza de la Palabra de Dios.

© Wikimedia. La conversión de san Pablo camino de Damasco, por Caravaggio, iglesia de Santa Maria del Popolo, Roma.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.