Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Tras complejo camino de paz, Colombia a comicios el domingo

BOGOTA
Marko Vombergar-ALETEIA
Comparte

Por primera vez en su largo conflicto, Colombia elegirá un nuevo Congreso este domingo sin la amenaza de las FARC y bajo la tregua del ELN, guerrillas que históricamente sabotearon los comicios. Los obispos recordaron que por la paz de la nación: votar es una obligación ética y moral

Los católicos deben votar para consolidar la paz en la nación cafetera, que tras más de medio siglo de conflicto armado va a un proceso de elecciones inédito. Lo afirman los obispos por medio de diversos mensajes elaborados y transmitidos por la Conferencia Episcopal de Colombia.

Los prelados aclaran que si bien la Iglesia Católica “no tiene ni avala ningún partido político ni candidato determinado, sí invita a sus fieles, y en general a todos los ciudadanos”, a participar en el venidero proceso electoral.

Para ello, hacen uso de la también reciente invitación del Papa Francisco, quien considera que “involucrarse en la política es una obligación para un cristiano”, porque “nosotros no podemos jugar a Pilato” y “lavarnos las manos”.

 

 

Colombia acudirá este domingo a comicios legislativos, que serán los primeros con la participación del partido político surgido de la exguerrila Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tras la firma de un inédito acuerdo de paz. Aunque su líder “Timochenko” se retiró, y el partido renunció a nombrar otro candidato.

Analistas criollos sugieren que era prácticamente un hecho que el líder se retiraría de la contienda electoral debido a su cada vez más afectada salud, pero es sorpresa que la FARC abandone de entrada el escenario democrático luego de su largo proceso de desmovilización y la entrada a un terreno duro y complejo como la arena política colombiana.

Muchas preguntas surgen respecto a cómo garantizar la transición hacia la democracia para quienes fueron líderes guerrilleros, situación en la que cobra peso el antecedente -aún fresco en la memoria- de la década de los ochenta, cuando el partido Unión Patriótica vio a sus líderes ser asesinados durante una etapa cargada de sangre y lágrimas.

“¡Que el odio no nos arruine!”

No en vano, pero con la mirada en el futuro de la nación, llamó el vicepresidente del Episcopado Colombiano, Ricardo Tobón, a no permitir que “el odio, la venganza y la inequidad arruinen la vida de los colombianos”. ¡Que ningún género de violencia acabe una vida más!, exclamó en un apremiante llamado.

En esa misma tónica se pronunció Elkin Álvarez. A cargo de la secretaría general del Episcopado, el obispo recordó que “la construcción de la paz requiere un compromiso permanente de todos” y es una acción “que no tiene tregua”.

Completó la idea el presidente de la CEC, monseñor Oscar Urbina al sugerir la construcción de “un proyecto nacional: Trabajemos con valentía y no dejemos a la improvisación de unos pocos el futuro de la nación”. “¡Construyamos un país que sea patria y casa de todos!”.

Ya en su contundente mensaje de febrero, emitido al término de su reunión anual, la Iglesia dejó claro que no se puede “decaer en el esfuerzo por lograr la unidad de la nación”. Al tiempo que consideraron necesario “que todos sembremos y cultivemos en el corazón el mismo amor por la patria (…) Y nos comprometamos con valentía”.

Hicieron además un claro llamado a los gobernantes para que afronten “con liderazgo claro los problemas urgentes de la nación”, la cual se ve afectada por la llegada masiva de venezolanos, quienes huyen de su país por una crisis humanitaria atendida con excepcional solidaridad por la Iglesia en ambos lados de la frontera.

Enviaron igualmente un mensaje a los que se están presentando para ser elegidos a los cargos públicos, a fin de que “escuchando al pueblo, configuren propuestas que respondan a los desafíos del país”. Pues, el pueblo colombiano debe asumir “con sensatez y responsabilidad la misión que le corresponde en este momento histórico”.

Tanto en los próximos comicios para el Congreso, como a la Presidencia de la República, renovaron su clamor a “no dejarse engañar ni desinformar por opiniones irresponsables”, a la vez que pidieron a Dios “el don de la paz para Colombia. Una oración más necesaria que nunca, cuando el presidente Juan Manuel Santos y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) se alistan a retomar su “congelado” proceso de diálogo.

Heridas por sanar

Las FARC es ahora un partido, pero más de cinco décadas de fallida lucha marcaron a la nación. Le toca el turno al Ejército de Liberación Nacional (ELN), que podría detener su accionar si logra un acuerdo (de paz) con el gobierno de Santos, quien dejará el poder el 7 de agosto.

El sangriento conflicto no deja ganadores. Implicó a guerrillas, milicias paramilitares de extrema derecha y fuerzas del orden. Son más de 260 mil los muertos, 83 mil desaparecidos y al menos 7 millones y medio de desplazados en una nación con no alcanza los 50 millones de habitantes.

Las heridas siguen abiertas, pero también la esperanza. Por ello, la comunidad internacional pone su mirada en la nación cafetera, donde los obispos piden colocar el presente y el futuro del país “bajo la protección de la Santísima Virgen María”. Están seguros de que su intercesión “ayudará a alcanzar cuanto necesitamos para construir un país que sea patria y casa para todos”.

Rumbo a las presidenciales

El historial cifra la abstención en torno al 60%, pero estos comicios serían los primeros con las FARC como partido –y no como guerrilla. La FARC se estrenaría en las urnas como una fuerza de izquierda, que aún tiene pendiente la tarea de confesar crímenes, reparar daños y dar la cara a miles de víctimas, muchas de ellas niños.

El acuerdo le garantiza 10 de los 280 escaños que conformarán el próximo Congreso. Pero debe acudir al proceso; y según la prensa local ninguna encuesta proyecta una votación suficiente para que aumente esa representación.

El proceso de legislativas será apenas el abreboca del plato fuerte, pues se iniciará la campaña política por las presidenciales en las que buscarán sucesor a Juan Manuel Santos. En tales comicios es previsible que se medirán Iván Duque, apoyado por el senador y expresidente Álvaro Uribe; mientras que el exguerrillero Gustavo Petro lo haría por la izquierda.

Faltaría ver qué fuerza obtiene la bancada mayoritaria en el Congreso, y cómo ese pulso incide en la consolidación de la paz para la importante nación cafetera.

En contexto: La droga

Con 146 mil hectáreas de plantaciones, Colombia es el primer productor de hojas de coca en todo el planeta. Se trata de materia prima para la elaboración de cocaína. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), es también el mayor productor de cocaína del mundo, con al menos 850 toneladas anuales.

Un programa de sustitución de cultivos -que incluye 50 mil hectáreas de plantaciones de coca- sigue en la mira de los ataques. Las subvenciones y asistencia técnica no han sido suficientes.

Mientras, el incremento de homicidios en zonas de cultivo es evidente tras el acuerdo de paz. Sólo en 2017 aumentaron 11% al ubicarse en 39,5 por cada 100 mil habitantes. Los rezagos de las FARC, el ELN y otros grupos guerrilleros a diario se disputan las tierras, y con ello continúan miles de vidas humanos en riesgo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.