¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Cuál es la religión de Juego de Tronos?

GAME OF TRONES
Comparte

La exposición mundial sobre Juego de Tronos está actualmente en Barcelona

La mayor exposición realizada hasta la fecha sobre Juego de Tronos se puede visitar estos días en el Museo Marítimo de Barcelona. La exitosa serie de HBO permite a los fans visitar en primera persona las tierras de Poniente y Essos. En ella pueden ver lujosas piezas de vestuario, los decorados de las 7 temporadas y varios objetos.

Los visitantes pueden llegar al Trono de Hierro, a la sombra del cual los nobles y el pueblo luchan por su supervivencia. Y pueden explorar el Castillo Negro, hogar de la Guardia de la Noche. Pero hay una experiencia que no pueden hacer: detectar si hay o no relación entre Juego de Tronos y la espiritualidad. Y en concreto, si existe algún vínculo con el cristianismo.

GAME OF TRONES
gameofthronesexhibition.es-Photo by Mahala Nuuk

Las religiones aparecen de manera explícita en Juego de Tronos. Dioses de todo tipo, espiritualidades vinculadas a la naturaleza, pero también deidades maniqueistas. E incluso, una alusión a Cristo. Así lo sugiere Luisa Calderón, psicoterapeuta e ingeniera Industrial por la Universidad Iberoamericana. Se dedica a la acción social, dando terapia en varias instituciones gubernamentales mexicanas. Ha ahondado en Juego de Tronos y le preguntamos por la relación entre esta saga y el cristianismo. Si es que hay relación.

¿Hay alguna relación?

¡Por supuesto que no! Ése es el punto. En los reinos de “La Canción de Hielo y Fuego” lo que rifa es el Juego de Tronos, donde si no ganas, mueres. Y el Reino de Dios no es de ese mundo. Ni de éste. Paradójicamente, el universo de Juego de Tronos está lleno de distintas religiones, lo que lo hace atractivo para el espectador actual ya que es un reflejo de nuestro mundo multicultural.

El cristianismo de Juego de Tronos tiene tintes medievales.

Está la religión del Estado: la religión de los Siete, con sacerdotes, catedrales, rituales, castidad, monjes guerreros y monjas avinagradas; con su teología de que hay un solo dios en siete personas. Obviamente una referencia al catolicismo medieval.

También hay referencias maniqueas, ¿no?

Está la religión de R’hllor, un único dios al que le dedican hogueras humanas y que es capaz de regresar la vida a los muertos. Su teología es maniquea: está la luz y la obscuridad en perpetua guerra. “Porque la noche es oscura y llena de peligros”.

¿Y el Dios del mar?

Está la religión del dios ahogado. El dios ahogado dio su vida para salvar a los hombres, y ahora ellos se le ofrecen en un ritual en el que son sumergidos en el mar hasta ahogarse, para ser luego reanimados. “Lo que está muerto no puede morir”.

Hay ecos panteístas, también

Está la religión de los antiguos dioses. No tienen forma y radican en la naturaleza. El culto se realiza ante los grandes árboles arcianos, con rostros tallados en el tronco. Es la más antigua de Westeros. Está también la religión del dios de las muchas caras, cuyo nombre es Muerte y al que le decimos “hoy no”. El lema de estos devotos es “Valar Morghulis, valar dohaeris” que quiere decir “todos los hombres deben morir, todos los hombres deben servir”.

Y sin embargo parece que Dios no esté, en un mundo de venganzas y violencia extrema.

Todas estas religiones también juegan el juego de tronos y en su nombre sus devotos se matan alegremente. Muy parecido al mundo que vemos. El universo de GOT es terriblemente violento, injusto, despiadado. A quienes no han visto la serie o, sobre todo, leído los libros, les parecerá una historia sin alma ¿quién querría una historia así? Y allí está la paradoja: de algún modo “el alma” está en el autor al escribir estos horrores y en el lector al leerlos. Los horrores están puestos para sublevar y decir “así no”. El autor constantemente retrata a los niños maltratados, a las mujeres golpeadas y violadas, los pobres expoliados, los héroes vencidos. No porque así deba de ser sino porque así es cuando no está Dios presente.

¿Se imagina que en la nueva temporada aparezcan referencias al cristianismo?

Todavía no sabemos cómo va a terminar la historia. Puede pasar como en Harry Potter que, después de 6 libros “paganos” en los que no aparece ningún asomo de espiritualidad, en el séptimo la autora devela una metáfora profundamente cristiana. Aquí todavía no sabemos cuál será el desenlace de toda la saga y si GRR Martin quiere plantear alguna metáfora o significado más allá de una historia de fantasía. Sin embargo, me atrevo a decir que el autor ya planteó su mensaje, por lo menos en los libros.

GAME OF TRONES
gameofthronesexhibition.es-Photo by Mahala Nuuk

Usted sugiere que ya existe una presencia crística en Juego de Tronos.

Hay un personaje, que no aparece en la pantalla lo que es una verdadera lástima, en el que creo que se encuentra la idea más profunda de lo que es el Reino de Dios para George RR Martin. Estos capítulos están a la mitad del libro “Festín de Cuervos”, que a su vez está a la mitad de los siete volúmenes planeados. Se podría decir que está en el corazón de la serie.

Tratan de “Septon Meribald”, un sacerdote, más bien un hermano lego, que se dedica a recorrer las regiones más pobres de todo las tierras de los ríos, llevando alimento, medicina y consuelo a los pobres de los pobres. Va descalzo y lo acompaña un perro al que llama “Perro”. Alguno que otro rico le da provisiones para su misión, pero a todos les da y de todos acepta alguna caridad simbólica.

Son los capítulos más hermosos de toda la serie. Aquí sí está Cristo. En medio del desapego, cuando le das la espalda al juego de tronos, puede que no haya oro o fama, pero está la naturaleza, hay paz, hay contacto humano y comunidad, aun en medio de la guerra y la miseria. Olé. No está de más decir que el autor George RR Martin fue criado como católico, y se nota.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.