Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 julio |
Santa Brígida de Suecia
home iconActualidad
line break icon

Cuando hacer fila atenta contra la dignidad

VENEZUELA

Shutterstock-Michel Piccaya

Macky Arenas - Aleteia Venezuela - publicado el 05/03/18

Las “colas”, como las llaman en Venezuela, son instrumento de dominación

“Hija, tengo desde las 4 de la mañana en esta cola”, es el lamento de una viejita que ha llegado a mediodía sin conseguir su objetivo: comprar un kilo de arroz. Los casos son a diario y reflejan la inmensa inmoralidad sobre la que descansa un régimen que desprecia la vida de la gente.

Ya se conocen los días en que podría llegar un camión cargado con cualquier cosa. Interminables filas de personas aguardan a las puertas de los mercados por una distribución que puede ser temprano como a final de la tarde. Pero la gente se aposta desde la madrugada. Inescrupulosos colectivos oficialistas se han repartido las zonas populares y obligan a la gente a bajar de los cerros para entregarles “el número” que deben mostrar al intentar comprar su ración. Las colas pueden ser de horas para comprar una hogaza de pan, un kilo de pasta o algunos plátanos.

Las personas son eso, un número que muchas veces lleva detrás mucha penuria, mucho agotamiento, mucho esfuerzo para reunir algunos bolívares que hoy no compran nada. Decía un obispo hace unos días en su cuenta de Twitter: «El totalitarismo es eso, convertir a la gente en una letra, en un número, en una cosa, en una masa amorfa incapaz de trazarse un destino». 

Pero la gente hace cola –sobre todo las mujeres- porque de alguna manera debe proveerse de lo elemental y llevar algo a la boca a sus hijos. Los militares parecieran gozarse en humillar a quienes deben soportar horas bajo el sol y la lluvia para comprar un solo producto. Un producto que el gobierno promociona como “regulado” pero en realidad sube a las nubes sin que nadie lo detenga. Las autoridades son ciegas, sordas y mudas. Más de una vez esas colas han terminado en reyertas donde se ha reportado heridos y hasta muertos.

Como si no fuera suficiente con tener que permanecer horas en largas colas para, con suerte, adquirir algún producto regulado, al Gobierno se le ocurrió hace un par de años la genial idea (más bien el sarcasmo) de crear los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) como la nueva forma de organización popular de los venezolanos, tan solo para acceder a bolsas de comida. Ello benefició a sus conmilitones que toman los productos, los entregan solo «a los del partido» y el resto lo venden al precio que les viene en gana.

Pero ocurre que ya no se importa. El dinero para ello se diluyó en la corrupción. Ya no hay para llenar las bolsas y ahora, el gobierno, asustado por las dimensiones del hambre -esa que niega para impedir la acción humanitaria- en vísperas de una elección presidencial, ha dispuesto arbitrariamente que quienes permanecen produciendo algo en el campo, con las uñas y a base de muchas vicisitudes, deben entregar al gobierno un porcentaje de su producción. El gobierno quiere aplacar la necesidad con demagogia. Pero las colas siguen.

La cola tiene un objetivo político claro: mientras la población tenga que hacer maromas para agenciarse lo que necesita para comer, es cuesta arriba pensar en que tendrá tiempo y ánimos para reclamar y rebelarse. Dependerá del mendrugo del Estado. Pero hay algo más grave, tantas veces denunciado por el Papa Francisco quien califica de “nuevas esclavitudes” cualquier forma de explotación y tantas veces advertido por nuestros obispos: hacer cola, en condiciones tan vejatorias y con resultados tan pobres es infamante, envilecedor y degradante. Algo inhumano, una ensordecedora ignominia que bien podría terminar como todo ultraje y toda ofensa: reivindicada por lo mejor del ser humano que siempre reacciona para defender su condición, la que nos dio el Creador cuando nos hizo a su imagen y semejanza.

Tags:
crisisvenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
2
Verificat
¿Es peligrosa la nanotecnología usada en las vacunas anti covid?
3
nun
Larry Peterson
Jesús le regaló a esta religiosa esta oración de 8 palabras
4
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
5
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
6
MEN METAL DETECTING
Zoe Romanovsky
Un hombre encuentra la Medalla Milagrosa en el océano después de ...
7
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.