Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Probióticos y menos corticoides para tratar la dermatitis atópica

ALERGY
Pumatokoh - Shutterstock
Comparte

Los probióticos ayudan a reducir el uso de corticoides en el tratamiento de la dermatitis atópica

Apostar por cuidar el intestino de quienes padecen dermatitis atópica puede mejorar su calidad de vida con respecto a esta enfermedad crónica. Una vez más la alimentación juega un rol importante en el tratamiento de enfermedades.

En la actualidad se apuesta cada vez más por los probióticos y los alimentos que los contienen y por evitar los productos que podrían provocar brotes y urticarias. 

La dermatitis atópica afecta cada vez más a la población de todas las edades, tanto a niños como a adultos. Se trata de una enfermedad crónica. Las personas que la padecen presentan habitualmente piel seca, enrojecida y con picor.

En el caso de brotes agudos. la manera de aliviar la sintomatología y disminuir el número de episodios es a través del uso de corticoides, antibióticos o antihistamínicos.

Sabemos que el uso de antibióticos no solo mata bacterias perjudiciales para el organismo sino también las beneficiosas, provocando algunos efectos que pueden llegar a alterar el estilo de vida de las personas, como en las diarreas.

Por ello en la actualidad se apuesta con frecuencia por los probióticos como tratamiento alternativo a los medicamentos y así evitar un uso abusivo de los mismos.

¿Y la alimentación, también afecta?

A pesar de que las causas de la dermatitis atópica aún no están claras, se ha demostrado que algunos alimentos pueden favorecer a que se desencadene un brote. Por tanto, debemos estar atentos a la ingesta de alimentos y recordar lo que comimos antes del brote, para evitar consumirlo de nuevo. Algunos de ellos son: leche, huevos, cítricos, frutos secos -principalmente cacahuetes y nueces-, soja, marisco, chocolate, fresas o trigo.

Ciertas enfermedades de origen desconocido, como la dermatitis atópica, pueden estar provocadas por bacterias que habitan en el intestino.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista científica Journal of the American Medical Association (JAMA)  , realizado por el Dr. Vicente Navarro, líder del Grupo de Investigación ‘MiBioPath’ de la Universidad Católica de San Antonio de Murcia (UCAM) y del grupo de investigadores del hospital Vinalopó (Alicante), la mezcla de probióticos son efectivos reduciendo el SCORED, o sea, el índice que mide la actividad de la enfermedad, y reduciendo el uso de corticoides en pacientes con moderada dermatitis atópica.

DAIRY
Tikta Alik - Shutterstock

Pero ¿qué son los probióticos?

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) definen los probióticos como “organismos vivos que al ser administrados en cantidades adecuadas proporcionan o generan efectos benéficos a la salud del huésped”.

Los alimentos que contienen probióticos son considerados alimentos funcionales porque, gracias a sus compuestos biológicamente activos, provocan un efecto beneficioso en la salud y pueden prevenir, así como ayudar en el tratamiento de diversas enfermedades.

Existen muchos tipos de bacterias probióticas, pero las más utilizadas para el consumo humano son los lactobacilos y las bífidobacterias, que incluyen numerosas especies como L. casei, Lactococcus lactis, spp lactis, entre otras. Estos probióticos o bacterias benignas las podemos encontrar en suplementos o alimentos lácteos como por ejemplo el yogur o el chucrut, entre otros.

En esta investigación demostraron que las modificaciones de los microbios localizados en el intestino, mediante el uso de probióticos, provocan una mejoría de la dermatitis atópica en un 78% en el SCORED dentro de los pacientes que se trató con la mezcla probiótica. Un porcentaje mayor del obtenido en el grupo de pacientes que recibió el tratamiento habitual de corticoides aplicado sobre las lesiones de la piel, un 22% durante las 12 semanas de intervención del estudio clínico.

Por tanto, los probióticos modifican, normalizan la flora intestinal y cambian la evolución de la enfermedad.

Los investigadores dicen que ahora deben continuar en esta misma línea de estudio para saber por qué ocurre esta mejora y los efectos que producen estas bacterias en el sistema inmunológico frente a la enfermedad. 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.