¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

¿Los católicos siempre han ayunado? ¿No dijo Jesús que no?

LENT
Africa Studio - Shutterstock
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

¿Y lo de no comer carne? Un decreto papal prevé "el uso de huevos, lacticinios y cualquier condimento a base de grasa de animales" los días de abstinencia

A lo largo de la historia, el ayuno y la abstinencia han tenido un rol fundamental en la vida del creyente. En el Antiguo Testamento, Moisés y Elías ayunaron por 40 días y 40 noches, sin tomar ninguna clase de alimento. En el Nuevo Testamento Cristo se retira y ayuna 40 días en el desierto dónde es tentado por el demonio Mt. 4:1-11.

La Cuaresma es el período de oración y penitencia en la Iglesia católica para prepararse para celebrar dignamente el misterio de la redención de Cristo.

Los primeros cristianos comenzaron a ayunar por tres días a partir del Jueves Santo recordando la siguiente cita del evangelio:

Entonces vinieron a él los discípulos de Juan, diciendo: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan? 

Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán. (Mt 9,14-15) 

Con el pasar de los siglos, apegados a la Tradición de la Iglesia, ermitaños, monjes, los Padres del desierto eran devotos a practicar el ayuno y la abstinencia (no comer carne) como mortificación del cuerpo en constante penitencia para expiar los pecados.

En la Edad Media, se comenzó a observar las Cuatro Témporas, tiempos estacionales consagrados especialmente a la plegaria y a la penitencia:

  • Témporas Primeras: miércoles, viernes y sábado de la segunda semana de Cuaresma.
  • Témporas Segundas: miércoles, viernes y sábado de la primera semana después de Pentecostés.
  • Témporas Terceras: miércoles, viernes y sábado siguientes al 14 de septiembre, día de la Exaltación de la Santa Cruz. Si este día cae en miércoles, entonces las témporas serán el miércoles, viernes y sábado de la semana siguiente.
  • Témporas Cuartas: miércoles, viernes y sábado siguientes al 13 de diciembre, día de Santa Lucía.

Sólo que abstenerse de la carne en estos momentos en algunos países no era tanto un consejo moral, sino una obligación, bajo pena de arresto.

Al final no quedaba muy en claro cuándo hacer abstinencia y ayuno, por qué hacerlo, si era una obligación o sólo una usanza. Es el papa Pablo VI con la Constitución Apostólica Paenitemini en el 1966 quien logra expresar de modo sistemático y preciso todo sobre la cuestión de la práctica penitencial de la abstinencia y el ayuno.

Aclara que es: una actitud interior de “conversión” es decir, de reprobación y alejamiento del pecado y de acercamiento hacia Dios. Se priva del alimento y se despoja de sus propios bienes (el ayuno va generalmente acompañado de la oración y de la limosna) … un acto religioso personal, que tiene como término el amor y el abandono en el Señor ayunar para Dios, no para sí mismo.

También precisa que: la Iglesia… quiere indicar en la tríada tradicional “oración—ayuno—caridad” las formas fundamentales para cumplir con el precepto divino de la penitencia.

Por lo tanto para hacer una buena penitencia, la abstinencia y el ayuno deben ir acompañados siempre de la oración constante y de las obras de caridad.

En la misma constitución Pablo VI establece y declara en diez puntos las leyes que regirán al buen cristiano a una piadosa práctica de la penitencia, como por ejemplo: 

La ley de la abstinencia prohíbe el uso de carnes, pero no el uso de huevos, lacticinios y cualquier condimento a base de grasa de animales.

La ley del ayuno obliga a hacer una sola comida durante el día, pero no prohíbe tomar un poco de alimento por la mañana y por la noche, ateniéndose, en lo que respecta a la calidad y cantidad, a las costumbres locales aprobadas.

A la ley de la abstinencia están obligados cuantos han cumplido los 14 años.

A la ley del ayuno, en cambio, están obligados todos los fieles desde los 21 cumplidos hasta que cumplan los 59.

En cuanto respecta a los de edades inferiores, los pastores de almas y los padres se deben aplicar con particular cuidado a educarlos en el verdadero sentido de la penitencia.

 

Si quieres saber más sobre la penitencia te invito a leer toda completa la Paenitemini

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones