Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Revista del Vaticano denuncia: Monjas no deben ser “sirvientas” de cardenales y obispos

NUN
Shutterstock-Anneka
Comparte

La inédita investigación en el especial de marzo 2018, Mujer Iglesia Mundo, de L’Osservatore Romano

Mujer Iglesia Mundo, revista mensual del Vaticano, denuncia que existen monjas que son tratadas como sirvientas por cardenales y obispos; no tienen un sueldo (o es modesto), no tienen horarios o protecciones como el personal laico. “Rara vez estas religiosas son invitadas a sentarse a la mesa”.

“El trabajo (casi) gratuito de las monjas”, es el titulo del artículo sin precedentes publicado en el inserto mensual del periódico vaticano L’Osservatore Romano, en la edición de marzo 2018  (No 66).

La autora, Marie-Lucile Kubacki, que cambió los nombres de las consagradas para protegerlas, monjas de varias nacionalidades, denuncian que viven en una situación de servicio doméstico que “definitivamente no es reconocido”.

“Algunas de ellas sirven en las casas de obispos o cardenales, otras trabajan en la cocina en las estructuras de la Iglesia o realizan tareas de catequesis y enseñanza”.

El testigo habla de mujeres con hábitos “empleadas al servicio de hombres de la Iglesia, que se levantan al amanecer para preparar el desayuno e irse a dormir una vez servida la cena, la casa esté arreglada, la ropa lavada y planchada …” Pero, en este tipo de “servicio” las monjas no tienen un horario preciso y regulado.

La hermana Marie (nombre ficticio) cuenta con tristeza que rara vez se invita a esas monjas a sentarse a la mesa a la que sirven. Y cuestiona si es normal que una persona consagrada sea servida de esta manera por otra consagrada.

Otra hermana, Cécile, agrega que trabaja en un centro sin contrato, al contrario de sus  hermanas laicas. “Hace diez años, como parte de mi colaboración con los medios, me preguntaron si realmente quería que me pagaran. Una de mis hermanas anima las canciones en la parroquia cercana y da conferencias sin recibir un centavo … Mientras que cuando un sacerdote viene a decir misa, nos pide 15 euros”.

Sucesivamente, la declaración más intima:  “A veces la gente critica a las religiosas, su rostro de gris, su carácter … Pero, detrás de todo esto hay muchas heridas”.

Es difícil evaluar la magnitud del problema del trabajo gratuito o poco pagado, de todos modos poco reconocido de las religiosas. Otra monja, Paule, asegura que se necesitaría definir esa cuestión. “Muchas veces eso significa que las monjas no tienen un contrato o una convención con los obispos o las parroquias con las cuales trabajan”.

Lejos de la cultura que origina el movimiento global #MeToo, la denuncia expone las diferencias de género que existe en temas prácticos como el derecho intelectual o de autor de las religiosas y el poco reconocimiento, incluso económico, a su labor.

Las hermanas son vistas como voluntarias de las que se puede disponer a voluntad, lo que da lugar a abusos reales de poder. Detrás de todo esto está la cuestión del profesionalismo y la competencia que muchas personas encuentran difícil de reconocer a las religiosas“.

La revista vaticana al femenino, inaugurada bajo el pontificado de papa Francisco en la línea de explorar el papel fundamental de la mujer en el ámbito eclesial y de la sociedad, con estas denuncias se está convirtiendo en una voz concreta de denuncia ante la desigualdad de género al interno de la curia romana y de la Iglesia Católica en general.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.