Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Mujer emprendedora: un estilo distinto al de los hombres

ENTREPRENEUR
Uber images - Shutterstock
Comparte

Las diferencias entre mujer y hombre a la hora de emprender son grandes. ¿Ambición significa lo mismo para ellas que para ellos?

Un emprendedor piensa que va a ser el number one, que se va a comer el mundo, mientras que una emprendedora a veces se queda simple, pura y llanamente en hacer realidad un sueño, una cuestión que de alguna manera le ilusiona”. Así es como entiende la responsable de Desarrollo de Telefónica Open Future, Almudena Moreno, la diferencia entre hombres y mujeres a la hora de emprender.

¿Realmente somos distintos hombres y mujeres cuando nos interesa acometer un nuevo proyecto? Parece que sí.

Carolina Galán y Ana María Corredor son cofundadoras de merakiu.com, una nueva plataforma para mujeres emprendedoras en todo el mundo, y responsables de un blog en el que también participa la editora Angela Monroy. Escribieron recientemente cuáles son las diferencias entre ambos sexos:

  • Los hombres, según ellas, piden más préstamos para financiarse, mientras que las mujeres comienzan con menos capital y tienen más dificultad para acceder a la financiación.
  • Las mujeres invierten poco en consultorías externas, contrariamente a los hombres, que pagan para tener apoyo externo para llevar  acabo su proyecto. Además, delegan y buscan gerentes profesionales.
  • Los negocios del varón están dentro de todas las industrias, y la mujer se orienta a la venta al por menor y los servicios.
  • La mujer se preocupa por el tipo de relación que tiene con los empleados; el hombre basa su negocio en los costes y los beneficios.
  • El hombre construye con mayor facilidad su marca personal; a la mujer le cuesta verbalizar todo lo que su valía aporta.
  • Las mujeres tienden a pensar en el bien general y son más inclusivas.

Esta diferencia enriquece las formas que adopta el mundo de los negocios, pero es cierto que en un sector competitivo por naturaleza como es el económico, la mujer no siempre llega a buen puerto con sus sueños. Una mujer, sobre todo si tiene familia, tiene más dificultades, afirma María Gómez del Pozuelo, CEO y cofundadora de Womenalia.com, una red de que aglutina a mujeres profesionales. Cree esto porque “son muchísimas horas al cabo del día con muchas responsabilidades”.

ENTREPRENEUR
Alliance - Shutterstock

Gómez del Pozuelo y Moreno participaron junto con otras ponentes en una mesa redonda organizada por el diario ABC. La primera explicó que “las mujeres somos mucho más seguras, pero menos valientes. Preferimos una nómina, pensando en el colegio de los niños, antes que arriesgar con un emprendimiento que puede salir peor o mejor”.

Gómez del Pozuelo considera que en el caso de la mujer, hoy por hoy, “falta ambición, pero ya llegará”. Los datos del último Global Enterpreneurship reclaman una mayor presencia femenina, ya que solo el 40 por ciento de las emprendedoras son mujeres. En favor de ellas hay que decir que el índice de fracaso es menor, en parte debido a que son más previsoras acerca del nivel de ingresos.

“La mujer no piensa en ser el próximo Mark Zuckerberg”

No entendemos lo mismo por ambición hombres y mujeres. Moreno asegura que una mujer “no piensa en ser el próximo Mark Zuckerberg, no está en esa liga de nivel de ambición». Esta misma idea se subraya en el libro “La ambición femenina”, de la profesora del IESE Nuria Chinchilla y la investigadora Consuelo León, que promueve el desarrollo y la emprendeduría de la mujer sin necesidad de copiar los mismos procedimientos con que actúa el hombre.

El orgullo de generar empleo

Tal vez todo resida en destacar que la ambición para la mujer es otra cosa y las metas personales de las que sentirse orgullosa están en otra parte. “Lo que queremos es sentirnos realizadas -dijo Carlota Mateos, fundadora y CEO de la empresa Rusticae (una web de hoteles con encanto) en el foro de ABC-. No todo el mundo necesita ser Zuckerberg. De hecho, muchas mujeres nos sentimos realizadas no tanto siendo cabeza de una industria, sino sabiendo que estamos generando empleo». Almudena Moreno se unió a este parecer: «Estoy de acuerdo en que una tiene su esquema de valores y no hay por qué pasar por ser la número uno».

Segura de ti misma

Entonces, ¿cómo acceder a los préstamos, cómo convencer a un business angel cuando eres mujer? Carolina Galán anota un aspecto muy a tener en cuenta: “Los inversores invierten en el emprendedor, no sólo en la idea. Así que cuando cuentes la historia de tu negocio debes saber transmitir también tu capacidad para sacar tu proyecto adelante, estar segura de ti misma, así los inversores sabrán que tú eres la inversión adecuada para rentabilizar su capital.”

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.