¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Chile: La tecnología (apps) al servicio del inmigrante

T-ZEN
Comparte

Todas tienen como único objetivo mejorar la vida de haitianos y árabes en el país sudamericano

Por estos días, en el Cono Sur, son miles los niños que regresan a clases. En el caso de Chile, más de 11.000 estudiantes lo hicieron de forma anticipada en varios centros de estudios. Al igual que sucede en todas partes, el comienzo de clases implica nuevos desafíos, aspecto que se hace más que notorio si encima esto sucede en un país que no es el de origen.

Un claro ejemplo de esto es lo que tienen que vivir los haitianos en Chile, una de las comunidades de extranjeros que más han crecido en el país sudamericano y que han favorecido a que no bajaran las matrículas en la educación pública.

Más específicamente, en Estación Central, comuna de Santiago de Chile, el 36% de los inscriptos en colegios públicos son niños haitianos, consigna un informe La Nación.  

Es por ello que como forma de respuesta integración para con esta comunidad de extranjeros, donde el idioma se presenta como una barrera, en “los 15 colegios municipales de la comuna cuentan con una plataforma web denominada Edufácil traducida al creole”, lengua que se habla en Haití.

Pero la propuesta no se agota aquí. Para colegios particulares, gracias a la creación de Colegium, también existe una plataforma y una app denominada Schoolnet.

“Hemos desarrollado la aplicación EduFácil en creole, justamente para facilitar el acceso a la información con el gran beneficio de acercar a los niños y sus padres al colegio, rompiendo barreras idiomáticas y acercándolos a la tecnología en forma sencilla y sobre todo inclusiva”, expresa a La Nación Ariel Gringaus, Ceo de Colegium.

Gracias a esta aplicación los padres haitianos pueden seguir de cerca el proceso educativo de sus hijos, además de acceder de forma rápida al historial académico, entre otras cosas, por ende, una manera de que los padres también puedan tener un vínculo de mayor acercamiento y familiaridad con el centro educativo, por lo tanto, una mejor capacidad de apoyo a sus hijos en todo momento y lugar

Un App para la comunidad árabe

Pero no solo los haitianos son los beneficiarios de una iniciativa en pos de la integración para con ‘aquel que viene de lejos’. En este caso, los favorecidos tienen que ver con la comunidad árabe, principalmente luego del arribo de 66 refugiados sirios a las localidades de Macul y Villa Alemana, situación que hizo visualizar que el tema idiomático también hacía las veces de barrera para la integración.

Fue por ello que la Fundación Interpeta en Chile, una entidad que busca darle respuestas a los migrantes gracias al uso de herramientas digitales, lanzó hace algunas semanas junto con PwC Chile –algo enmarcado dentro del proyecto #ChileIncluye- la app “Salam” (hola en árabe).

“Es una especie de bienvenida para los árabes. Es una plataforma para que puedan entender un nuevo contexto y tengan una migración informada”, explica Tomás Lawrence, presidente de la Fundación Interpreta, reproduce La Hora.

Esta aplicación permite a los usuarios desde conocer palabras coloquiales chilenas hasta consejos para tomar un bus o incluso encontrar trabajo, entre otras cosas. En tanto, la fundación en cuestión  también ha sido receptiva con respecto al tema de los haitianos en Chile, pues en el mes de diciembre de 2017 lanzó T-Zen, una herramienta digital que también procura brindar un servicio de integración y enseñar aspectos prácticos sobre cómo es la vida en el país sudamericano.

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.