¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa: ¿Quién te ha hecho juez, a ti?

Comparte

Francisco invita, en la misa de esta mañana a perdonar al prójimo y a pedir la gracia de la vergüenza por los propios pecados

No juzguen y no serán juzgados. En la homilía de la misa en la Casa Santa Marta de este lunes, el papa Francisco repitió con fuerza esta invitación de Jesús en el Evangelio del día (Lc 6,36-38) en un momento como el de la Cuaresma en que la Iglesia invita a renovarse.

Nadie, de hecho, podrá escapar al juicio de Dios, el personal y el universal: todos seremos juzgados. Bajo esta óptica, la Iglesia reflexiona sobre la actitud que tenemos con el prójimo y con Dios.

A menudo juzgamos a los demás

Hacia el prójimo nos invita a no juzgar, es más, a perdonar. Cada uno de nosotros puede pensar: “Pero, yo no juzgo nunca, no hago de juez”, observó Francisco.

E invitó a examinar nuestras actitudes. “¡Cuántas veces -observa- el tema de nuestras conversaciones es juzgar a los demás!”, diciendo “esto está mal”.

“Pero, ¿quién te ha hecho juez, a ti?, advierte el Papa. “Juzgar a los demás es feo, porque el único juez es el Señor” que conoce esta tendencia del hombre a juzgar:

En las reuniones que tenemos, una comida, cualquier cosa, quizá de dos horas: de esas dos horas, ¿cuántos minutos se han gastado en juzgar a los demás?

Este es el ‘no’. Y ¿cuál es el ‘si’?

Sean misericordiosos. Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso. Y más: sean generosos. Den, y se les dará. ¿Qué se me dará? Una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. La abundancia de la generosidad del Señor, cuando estemos llenos de la abundancia de nuestra misericordia en el no juzgar.

La invitación es, por lo tanto, a ser misericordiosos con los demás porque de la misma manera el Señor será misericordioso con nosotros.

Con Dios ser humildes. Reconocerse pecadores

La segunda parte del mensaje de la Iglesia, hoy, es la invitación a tener una actitud de humildad con Dios, que consiste en reconocerse pecadores.

Y nosotros sabemos que la justicia de Dios es misericordia. Pero es necesario decirlo: “¡A ti, Señor, la justicia! A nosotros, en cambio, la vergüenza”. Y cuando se encuentran la justicia de Dios con nuestra vergüenza, ahí está el perdón.

¿Yo creo que he pecado contra ti Señor? ¿Yo creo que el Señor es justo? ¿Yo creo que es misericordioso? ¿Yo me avergüenzo frente a Dios, de ser pecador? Así de simple: a ti la justicia y a mí la vergüenza. Y pedir la gracia de la vergüenza.

La gracia de la vergüenza

Francisco recordó, finalmente, que en su lengua materna a la gente que hace mal, se le dice “sinvergüenza”, y reafirmó la invitación a pedir la gracia: “que nunca nos falte la vergüenza frente a Dios”.

Es una gran gracia, la vergüenza. Así que recordemos: la actitud hacia el prójimo, recordar que con la medida con la que yo juzgo, seré juzgado; no debo juzgar.

Y si digo algo sobre el otro, que sea generosamente, con mucha misericordia. La actitud frente a Dios, este diálogo esencial: “A ti la justicia, a mí la vergüenza”.

 

Por Debora Donnini- Ciudad del Vaticano

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.