¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Cómo el TOC me hizo ser mejor persona

OCD
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Elizabeth McIngvale tiene una historia digna de ser contada y difundida porque hizo de su enfermedad una oportunidad.

Si ves a Liz te enamoras ipso facto de ella. Es una mujer que tiene una personalidad mágica, tan brillante que da luz hasta a los ojos más ciegos. Tiene un rostro perfecto. Es carismática, amable, educada, inteligente. Pareciera que todo en su mundo fuera perfecto… pero no. En exclusiva para Aleteia, Liz nos contó un poco de su historia, de lo que fue y es vivir con el trastorno obsesivo compulsivo o “TOC”.

Todo comenzó cuando yo tenía 12 años. De la nada empecé a tener pensamientos no deseados, involuntarios de los que no me podía deshacer.

Comencé a participar en rituales repetitivos para sentirme mejor y hacer que los pensamientos desaparecieran.

Comencé por lavarme las manos de manera excesiva.

Rezaba y buscaba la tranquilidad de mi madre.

Sabíamos que algo andaba mal, pero no entendíamos qué. Comenzamos a acudir a varios médicos hasta que finalmente obtuvimos el diagnóstico: TOC.

Este afectó mi vida en todos los sentidos.

Antes de encontrar el tratamiento adecuado dañó mis amistades, la escuela, mi sueño, todo. Toda mi vida fue impactada negativamente.

Gracias a Dios siempre conté con la ayuda de mi mamá. Ella fue mi sistema de apoyo completo. En ella me apoyé, en ella confié y ella es la razón por la que finalmente obtuve la ayuda que necesitaba.

También mi familia jugó un papel importante. Siempre fue extremadamente solidaria y cariñosa. Aunque tuvimos muchos días malos -el TOC quiebra el sistema familiar completo- llenos de peleas y mucha frustración, ellos se esforzaron y trabajaron por tratar de comprenderme.

Me motivaron a buscar la ayuda adecuada y a seguir recibiendo tratamiento a lo largo de mi vida, porque esto es algo que hay que tratar siempre.

Nunca me han permitido darme por vencida ni dejar de obtener la ayuda que necesito y me empujan a seguir adelante a pesar de mi enfermedad.

A través del tiempo elegí utilizar mi experiencia con el TOC para el servicio de los demás y así pretendo seguir haciéndolo.

Tener TOC ha sido por mucho la experiencia más difícil que mi familia y yo hemos enfrentado, pero a la vez nos ha dado muchas bendiciones mismas que les han llegado a otros.

Nos permitió acercarnos mucho y aprendimos a apoyarnos unos a otros para obtener ayuda, orientación y dirección.

Comprendimos la importancia de la familia y el verdadero significado del amor.

También aprendimos sobre lo que es realmente importante en la vida y a aceptar que no todo puede arreglarse, sino que debemos aprender a manejar y a vivir con dificultades.

Gracias al TOC decidí dedicar toda mi vida en hacer una diferencia en las vidas de otras personas con este trastorno.

Trabajo a diario para educar mejor a otros sobre el TOC, para eliminar el estigma asociado con la salud mental.

Mi objetivo es que algún día las personas con enfermedades mentales no tengan miedo de hablar sobre su trastorno.”

Hoy Liz vive en Houston y sigue trabajando como una guerrera de la vida. Es profesor asistente en el departamento  de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta en Baylor College of Medicine (BCM).

Su interés clínico se centra en el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), los trastornos de ansiedad, el estigma de la salud mental y el acceso a la atención de la salud mental. Ella trabaja con pacientes con TOC en BCM y participa en investigaciones relacionadas con este trastorno.

Es la fundadora de “Peace of Mind”, una fundación sin fines de lucro dedicada al desorden obsesivo compulsivo también conocido como “OCD”.

Fue la primera portavoz nacional de la Fundación Internacional de Obsesivos Compulsivos y es terapeuta con licencia en Texas. Recibió su licenciatura y maestría en Trabajo Social en Loyola University Chicago y su Ph.D. en trabajo social en la Universidad de Houston.

También se dedica a la promoción, al trabajo clínico, la investigación y la enseñanza relacionada con el TOC, la salud mental y el trabajo social. Es una oradora reconocida sobre este tema tanto a nivel local como nacional..

Para más información sobre su trabajo visite: www.peaceofmind.com

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones