¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los 5 momentos más emotivos del padre de la novia

WEDDING
Comparte

Su niña se casa. Recuerdos y emociones a flor de piel.

La figura del padrino es, sin lugar a dudas, una de las que no pasará por alto. De hecho, podríamos decir que, después del novio, es el hombre más importante del gran día.

WEDDING
Photo by Rachel Pfuetzner on Unsplash

La pedida de mano es una formalidad que se sigue realizando como tradición en los preparativos de la boda. En ella el novio pide la mano de su novia a su padre, comunicándole sus intenciones de contraer matrimonio con su hija y lo importante que sería para ellos, como pareja, tener su consentimiento.

Mediante esta bonita tradición se hace partícipe de la decisión al padre en un entorno familiar y de alegría por lo acontecido y por lo maravilloso que está por ocurrir.

Posteriormente el padrino suele ofrecer unas palabras al novio y su familia. Unos minutos muy emotivos, ya que el discurso está orientado a la aceptación formal del novio y le reconoce la capacidad de estar al cuidado y protección de su hija.

WEDDING
Photo by Heather Miller on Unsplash

A pesar de que haya pasado muchos meses de la pedida y de la decisión de contraer matrimonio y haya sido partícipe de decisiones tan importantes como iglesia, lugar de celebración o número de invitados, no es hasta el momento de que el padre ve por primera vez vestida de novia a su hija cuando se da realmente cuenta de ha llegado el día de la boda.

Es un momento muy emocionante en el que padre e hija se funden en un gran abrazo, sabiendo que desde ese día su niña dejará de estar bajo su protección directa. Sentimientos de alegría y tristeza, pero así está escrito: “Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne”. Lectura del libro del Génesis (2,18-24)

WEDDING
Photo by Cayton Heath on Unsplash

Este es un momento que todas las novias recuerdan como muy especial. Los nervios propios que se dan antes de la ceremonia, las risas tontas recordando alguna anécdota de la infancia y cosquilleos a punto de poner un pie en la iglesia, son compartidos con él, con el padre. Él es el único testigo de ese momento. ¿Quién mejor que él para regalar entonces los que serán los últimos minutos de soltera?

WEDDING
Photo by Annie Spratt on Unsplash

El padrino es el encargado de llevar a la novia al altar. Este es un momento de auténtico orgullo para un padre que camina junto a su hija delante de sus seres queridos y amigos. Y es ahí, delante del altar, donde se da una de las situaciones más especiales de la boda. El padre entrega a su hija al que será su esposo en presencia de Dios y de todos. Normalmente padrino y novio se funden en un abrazo o en un afectuoso apretón de manos sabiendo que a partir de ese momento ambos compartirán a una de las personas más importantes de sus vidas. Este gesto, además, se considera como aceptación y bendición del padre al novio.

WEDDING
Prostooleh / Freepik

Tras el banquete, la fiesta comienza con la apertura del baile de los recién casados. En cuento al protocolo de apertura del mismo, la tendencia ha cambiado. Ahora está más orientada a que sean los propios novios quienes comiencen bailando juntos una canción emotiva para ellos y con significado. Acto seguido, será el padre y padrino quien saque a su hija a bailar compartiendo minutos de la misma canción o de otra más rítmica.

Sigue siendo un momento de auténtico orgullo para un padre. Su hija se ha unido por amor al hombre de su vida. Es un motivo más que suficiente por el que estar feliz. Y qué mejor que celebrarlo bailando, con alegría y satisfacción.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.