¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Y a ti, ¿con quién te gustaría cenar?

FAMILY
Solis images - Shutterstock
12. Armoniza las emociones, los instintos, los deseos, los sentimientos y los afectos con la cabeza.
Comparte

Estos niños van a dar una gran lección a sus papás

Nos recuerdan una y otra vez que hay que valorar lo que tenemos. Que lo más importante es el amor, la familia. Pero con el día a día, las prisas y la rutina, a uno se le olvida. Precisamente a la familia es a quien acabamos tratando peor: por exceso de confianza, nos permitimos llegar tarde a una cita, levantar la voz a nuestros padres, tratar con malos modos a un hermano…

Creemos que siempre van a quedarse junto a nosotros y que siempre estarán ahí para atender a lo que necesitemos.

Cuando pasa el tiempo, comprobamos que esto no es así. La distancia física a veces obliga a separarse (porque alguien emigra o se casa y cambia de estado o ciudad). También nos va separando la lista de tareas con que llenamos cada jornada: gym, clases de idiomas… Pero, ¿alguien anota en su agenda un tiempo de “conversación con mi esposa” o un sencillo “estar con los niños”?

Este experimento tan sencillo que plantea el vídeo nos da un toque acerca de quién es importante de verdad. Si valoráramos a nuestra familia como lo que realmente es, cada día sería una fiesta en casa. Merecería más cuidados, más atención.

Hoy que caemos en la cuenta de eso, podemos empezar por tener un detalle con los nuestros: tratar de almorzar o cenar todos juntos, preparar algo de la comida para que no tenga que hacerlo todo la mamá, poner la mesa, servir el agua… Cada quien sabe qué es lo que más necesitan los otros. No dejes que trancurra un día más sin que sepan lo mucho que los quieres.

Cenar con la familia es un lujo, pensémoslo. Ni un tres estrellas Michelin puede dar la misma felicidad. Ni la conversación con una estrella de Hollywood o el cantante favorito.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.