Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 21 junio |
San Luis Gonzaga
home iconEspiritualidad
line break icon

Fuera máscaras, vive (en paz) según lo que eres tú

WOMAN WITH SMILE EMOJI

©CAIA IMAGE | SCIENCE PHOTO LIBRARY | NEW | Science Photo Library

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/02/18

Aceptar la verdad es lo que me hace libre, el engaño es lo que me llena de ansiedad y tristeza

Pienso que necesito adherirme a la verdad de mi vida dejando de lado las mentiras que me pesan.

Muchas veces vuelve a mi corazón esa afirmación de san Juan, cuando dice que la verdad me hará libre. La verdad sobre mí. La verdad en mi vida. La verdad que deseo y anhelo. La verdad en la que me reconozco y encuentro mi camino.

No hay nada que me haga más daño que la mentira. El engaño envenena mi alma. Enturbia la luz que ilumina mis pasos.

Tengo la opción de vivir en la verdad o vivir en la mentira. Engañar y ser engañado. Pero en ocasiones no me siento capaz de aceptar toda la verdad. No tengo fuerzas para enfrentar los hechos como son. Tengo miedo.

No soy capaz de hacer frente a toda la verdad sobre mi vida. Mi historia, mi presente. No soy capaz de cargar con todo y aceptar sin dudar todo lo que Dios quiere de mí.

El otro día leía: “Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana. Que sepa reír de sus errores. Que no se envanezca con sus triunfos. Que no se considere electa antes de la hora. Que no huya de sus responsabilidades. Que defienda la dignidad humana. Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez”.

Me gustan las personas así. Humanas, verdaderas, sinceras. Que aceptan su vida y la viven sin miedo.

Quiero besar la verdad de mi vida y dejar de lado las mentiras que se me han pegado en la piel con el paso de los años.

La verdad me hará libre, lo sé. Si la tomo entre mis manos y se la ofrezco a Dios. La verdad sobre lo que Él quiere que haga con mi vida. La verdad oculta en sus planes.

Muchas veces no conoceré toda la verdad. No sabré todo lo que me va a pasar en el camino. No es lo más importante. Lo que vale es aceptar mi vida en toda tal como es, sin tapujos. Sin temer tanto lo que puede suceder mañana, pasado mañana.

Cuentan una anécdota del tiempo del padre José Kentenich en Dachau: «El sacerdote alsaciano Haumesser que estuvo en el campo de concentración de Dachau con el Padre Kentenich se acercó a él y le dijo: – Padre, disculpe, yo quiero hacerle sólo una pregunta que para mí es muy importante. Lo único que le pido es que no me engañe, que me diga la verdad, ¿cree usted que vamos a salir con vida de este infierno de Dachau? El Padre se sonrió y le dijo: – Yo no creo que esa sea la pregunta más importante en este momento. La pregunta más importante en este momento es si aquí, en este infierno de Dachau, hacemos o no la voluntad de Dios”[1].

No necesito conocer toda la verdad. No preciso saber lo que va a suceder al final del camino o mañana. No es relevante. No hace falta que conozca todo sobre todos. Tampoco sobre mí mismo. A lo mejor no puedo soportar tanta verdad.

Pero sí necesito saber qué es lo que tengo que hacer. El Padre Kentenich fue un enamorado de la verdad. Pero cuando esa verdad era especulativa y estaba separada de la vida, sufrió con amargura.

A veces me puede pasar. Veo una verdad objetiva. Y una realidad que no encaja. Me frustro, me desespero, me amargo.

Amar la verdad es necesario. Pero amando al hombre, amando la vida concreta que vivo, amando a las personas sin querer que encajen en mi verdad. Aspiro a vivir en la verdad, para que mi vida responda al sueño de Dios conmigo.

No conozco la verdad de todo lo que hago. En ocasiones sentiré mentiras que me duelen. Desearé liberarme de lo que me ata.

Quiero reconocer el sueño verdadero que tiene que ver conmigo. Quiero conocerme de verdad, a fondo, liberado de cadenas que me engañan. Liberando a otros. Aceptar la verdad es lo que me hace libre. El engaño es lo que me llena de ansiedad y tristeza.

Le pido a Dios que me enseñe a descubrirme en mis pequeñas mentiras. Esas que justifico y me hacen pensar que soy bueno. Quiero fiel al sueño de Dios conmigo. La verdad me hará libre y me hará feliz.

Cuando descubro que lo importante es lo que el Padre Kentenich señala como camino: El mejor medio para la felicidad personal me parece que es el empeño por brindar alegrías a los demás”[2]. Dar alegrías a los demás. Darles paz. En lugar de vivir obsesionado con ser yo feliz en todo lo que hago.

Tal vez puedo aprender a darme cuenta de mis justificaciones. Adorno las cosas para que parezcan lo que no son. Escondo mis verdaderas razones sin reconocer mi auténtica motivación.

Tengo que mirar con sinceridad mi vida, con honestidad.

Tal vez por eso admiro tanto a las personas honestas. No se creen nada especial. Son lo que son, sin máscaras. Se enfrentan a la vida con humildad.

Me gustan las personas sinceras. Y a mí me hace bien ser honesto en todo lo que hago y pienso. Lo demás poco importa. Lo sé muy bien, pero de repente me encuentro justificando todo lo que hago.

[1] Christian Feldmann, Rebelde de Dios

[2] J. Kentenich, Los años ocultos, Dorothea M. Schlickmann

Tags:
libertadverdad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
4
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
5
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
6
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
7
PAUL MCCARTNEY
Jordan Runtagh
«Let it Be»: la verdad detrás de la visita de la Virgen María a P...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.