¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

10 ideas para ser prudente

THINK
Sjale - Shutterstock
Comparte

Ser prudente da la sabiduría para tomar decisiones acertadas en el momento apropiado.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La prudencia es una virtud valorada por la Historia: todos apreciamos la vida de personas que mejoraron la sociedad porque fueron prudentes. Un rey, un hombre de leyes… Está muy relacionada con la sabiduría: el hombre sabio es prudente.

Se puede aprender mucho de la prudencia en positivo, así que vamos a repasar en esta galería algunas acciones que nos ayudarán a ser persona prudente 

Algunos mensajes publicitarios, en cambio, nos llaman a la irreflexión y a la locura: “No lo pienses, lánzate sin más”. La frívola Escarlata de “Lo que el viento se llevó” decía “ya lo pensaré mañana” cuando no le convenía tomarse en serio las cosas.

Y quien quiere que hagas algo malo y te ve dubitativo, seguramente te lo propone con un “cuando se es joven es cuando hay que lanzarse, ya seremos prudentes cuando seamos viejos”. La resaca del día después no entra en los planes de la prudencia, desde luego…

REFLEXIVE
Zoom team - Shutterstock

3 en 1: Conocer la realidad, juzgarla y decidir

Ser prudente tiene que ver con el modo de conocer la realidad, el modo de juzgarla y el modo en que tomamos decisiones a partir de eso y las llevamos a cabo.

Conocer la realidad: Si me apetece y me muero de ganas de hacer snowboard, tengo que saber cómo está mi cuerpo, qué fuerza física necesito tener para dominar la tabla, he de conocer las pistas de nieve, las condiciones de la nieve, la previsión meteorológica para cuando vaya a practicar… Es una responsabilidad que tengo el buscar esa información (y diría que las nuevas tecnologías nos permiten ser prudentes hoy más que antes).

Juzgar la realidad: A partir de los datos de que dispongo, tomo una decisión en un sentido o en otro. “Me falta entrenamiento”, “es preferible no ir porque hay peligro de aludes”, “podría aprovechar porque estoy en forma y además este fin de semana me pueden prestar el equipo”…

Tomar la decisión y llevarla a cabo: He decidido ir, así que preparo el equipo, busco alojamiento, contacto con los amigos…

 

 

¿Has probado la medicina de la imprudencia? Es un modo muy práctico (aunque no siempre recomendable) de aprender lo bueno que es ser prudentes. Escarmentar en cabeza ajena, comprobar que nuestros padres tenían razón cuando nos decían que no nos subiéramos a ese árbol…

FRIENDS
Gaudilab - Shutterstock

Muchos actos de la vida ordinaria

Pero también reconocer que me he equivocado cuando alguien me ha indicado que gire con el coche a la derecha y yo no he hecho caso. Es decir, que en la vida ordinaria hay multitud de actos que están relacionados con el ejercicio de la prudencia.

¿Tenías un encargo y lo dejaste para entregar el último día? ¿Y resulta que tienes gripe y no lo podrás entregar? ¿Fuiste prudente entonces al planificar el trabajo?

Cuántas veces hacemos esta reconvención: “Siempre lo deja todo para el final”. Pero, ¿y yo?

SUPERMARKET
Stocked House Studio - Shutterstock

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags:
virtudes
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.