¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Arqueólogos turcos desentierran una iglesia de 1500 años

OLDEST,CHURCH,ANATOLIA,ARCHAEOLOGY
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Durante siglos, la iglesia y monasterios permanecieron enterrados. Hasta ahora.

Durante años, san Alipio vivió encima de un pilar, donde ayunó y predicó. Fue uno de los varios “estilitas”, anacoretas que vivían sobre una columna en el antiguo mundo cristiano.

Durante siglos, la iglesia y monasterios que construyó permanecieron enterrados. Hasta ahora.

Un arqueólogo turco de nombre Ersin Çelikbaş, miembro del departamento de Arqueología de la Universidad de Karabük, dirigió un equipo que ha descubierto una estructura de 1500 años de antigüedad que se cree podría ser una de las primeras iglesias en Anatolia, según se informa en el medio turco Hurriyet Daily News. Çelikbaş ha estado realizando excavaciones en la antigua ciudad de Adrianápolis, en el distrito de Eskipazar, provincia de Karabük, en la región occidental del Mar Negro.

Çelikbaş afirmó que la iglesia se emplaza en una ruta de peregrinación. “Podemos decir que es una de las primeras iglesias de Anatolia”, declaró.

Según el santo ortodoxo serbio Nikolai Velimirovic, san Alipio nació en Adrianápolis. Allí sirvió como diácono con el obispo Teodoro, pero deseaba una vida de soledad, oración y meditación, así que Alipio se retiró a un cementerio griego a las afueras de la ciudad.

Se trataba de un cementerio del que la gente huía aterrorizada, debido a que allí se producían con frecuencia visiones demoniacas. Alipio instaló una cruz en el cementerio y construyó una iglesia en honor de santa Eufemia, que se le había aparecido en un sueño. Además de la iglesia, construyó un pilar alto, subió a su cima y allí pasó 53 años en ayuno y oración. Ni las burlas de los hombres ni el mal de los demonios consiguieron alejarle o hacerle flaquear en su intención. Alipio soportó en especial incontables asaltos de demonios.

Los demonios no intentaban solo aterrorizarle con apariciones, sino que también lo apedreaban y, durante mucho tiempo, no le dieron paz, ni de día ni de noche. El valiente Alipio se protegió del poder de los demonios con la señal de la Cruz y el nombre de Jesús. Por fin, los demonios fueron derrotados y huyeron de él. Los hombres empezaron a reverenciarle y acudían a él para oración, consuelo, instrucción y sanación.

Con el tiempo, se construyeron dos monasterios junto a este pilar, según continúa la historia. Su madre y hermana vivieron en el monasterio de mujeres. San Alipio guio a los monjes y monjas desde su pilar. Murió en el año 640 a la edad de 118 años. Su cabeza se conserva en el monasterio de Koutloumousiou, en la isla griega monástica del Monte Athos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones