Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

El joven que se “sintió Papa” por unos minutos

AFP PHOTO / Vincenzo PINTO
Comparte
Comenta

Ayudó a Francisco a inscribirse a la JMJ de Panamá con un iPod desde el famoso balcón de la Plaza San Pedro

Estar ahí arriba, en el balcón del apartamento papal de la Plaza San Pedro, no es para cualquiera, pues sin lugar a dudas es un espacio reservado para el sumo pontífice, en ocasiones acompañado por algunos colaboradores, para el tradicional rezo del Ángelus y otros días festivos.

Sin embargo, Ricardo Villalba, un joven paraguayo de la Misión Roma de Stchöenstatt, sí sabe lo que puede llegar a sentir un Papa cada vez que sale al balcón y se encuentra con una gran multitud de fieles a lo largo y ancho de la esplendorosa Plaza de San Pedro.

Efectivamente, este joven paraguayo -junto a una chica que se situó a la derecha de Francisco-  tuvo el honor este domingo 11 de febrero de ayudar al Papa a inscribirse como peregrino, a través de un iPod, para la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se realizará en enero de 2019 en Panamá.

“Luego subimos al lado de la tarima, y fue una sensación increíble ver toda esa gente. Yo temblaba, temblaba, tenía el iPod en mi mano; él comienza a hablar y me mira para que le pase el iPod, le pongo y agarra, quiere apretar como si fuera un botón, empieza a apretar la pantalla, y ahí me di cuenta que no la cachó. Agarré, metí el dedo y apreté yo, él tenía que volver a apretar y pasó lo mismo; entonces volví a apretar yo. Ahí se rió, saqué el iPod y dijo: ‘bueno ahora me inscribí”, comentó entre risas.

 

 

El momento quedó registrado a través de las redes sociales y el propio “Riki”, como se lo conoce de forma coloquial, no paró de comentar su emoción a través de diversos medios.

Entre otras cosas, el joven describió que en los momentos previos al rezo del Ángelus tuvo la oportunidad de tener un breve encuentro con Francisco para explicarle cómo sería el procedimiento de la inscripción, además de poder darle algunos obsequios.

“Luego nos mira y nos dice: ‘¿Cómo están?’; ‘bien, Santo Padre’, le digo. Después nos dice: ‘¿Quieren un chocolate?’, se va, saca una bandejita de chocolate, con mi mano temblando saco uno y le miro, le agradezco. Dijo que iba a rezar un rato, y le acompañamos con la oración en silencio”, recordó el joven en diálogo con Última Hora.

“Estar ahí te tocaba el corazón”

Luego del curioso momento en el que Francisco pudo inscribirse para la JMJ, Ricardo pudo también saludar con los brazos a los presentes desde ese balcón tan emblemático, al tiempo de reconocer que Francisco es una persona que trasmite muchas cosas, como “tranquilidad y paz con su presencia”.

 

 

Captura Instagram

 

“Le dije que todo el año busqué la manera de conocerle. Cuando se despide, me dice: ‘Buen retorno a Paraguay, saludo a toda la gente de allá’. Fue una experiencia muy linda, es increíble lo simple que es el Papa, lo que te transmite y la sencillez. Estoy feliz de poder hablar con él y pedirle la bendición”, concluyó.

El Papa le dio su bendición y lo abrazó. Sin lugar a dudas un momento único para este joven, que mejor prólogo de una JMJ que ya comienza a palpitarse con mucha fuerza y entusiasmo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.