Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Explotación y xenofobia en “favelas” de venezolanos en Brasil

Shutterstock-gary yim
Fotografìa archivo
Comparte
Comenta

La crisis de Venezuela también tiene fuerte impacto en ciudades brasileñas

“Antes las calles (de Boa Vista) eran tranquilas, pero ahora están repletas de venezolanos pobres”.

Estas palabras pertenecen a la alcaldesa de la localidad brasileña de Boa Vista, Teresita Surita, quien en diálogo con ANSA fue enfática al señalar que la ciudad se encuentra en colapso debido al aumento en la “demanda de alojamiento, salud y educación planteada por los extranjeros”.

Es que esta pequeña ciudad fronteriza de poco más de 300.000 habitantes de la Amazonia brasileña en el estado de Roraima se ha convertido en uno de los lugares elegidos por los venezolanos que desde hace meses están huyendo de forma masiva de su país debido a la situación política y social.

Desde la propia Alcaldía se indicó que en los últimos tiempos unos 40.000 venezolanos han llegado a la ciudad instalándose en cualquier lugar –ni los árboles se escapan de las opciones de emergencia para pasar los días y noches-  y ha disparado una situación de rechazo, explotación y xenofobia.

Es en esa ciudad donde también desde hace un tiempo a esta parte se habla de la fundación de pequeñas “favelas” de venezolanos, famosas construcciones precarias para vivir que frecuentemente suelen asociarse a la ciudad de Río de Janeiro.

Por ejemplo, en uno de los barrios con situación de hacinamiento y presencia de estas viviendas se llegó a constatar un lugar de dos habitaciones en la que viven más de 30 personas, consigna ANSA.

Por todos estos motivos, la situación en la hasta hace poco “tranquila” Boa Vista se ha tornada conflictiva y ha derivado en situaciones hasta de explotación sexual. En este caso, las principales víctimas son jovencitas venezolanas –mayoritariamente indígenas- obligadas a prostituirse a cambio de comida.

De parte de las autoridades, hasta el momento trascendió que se seguirá evaluando la situación y hasta no se descarta la posibilidad de establecer algún tipo de campamento para los inmigrantes.

Mientras tanto, lo que predomina en el lugar es un discurso de odio y xenofobia hacia estas personas que no hace más que generar mayor conflicto y tensión social.

Sin lugar a dudas esta situación merece rápida respuesta para que las personas que han tenido que abandonar sus hogares puedan recibir una mano tendida, el abrazo esperado y mejores alternativas de vida.

Con información en base a ANSA

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.