Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 11 abril |
San Estanislao de Cracovia
home iconActualidad
line break icon

Ganar al viento: La heroicidad de lo cotidiano

GANAR AL VIENTO

Incognita film

Tonio L. Alarcón - publicado el 08/02/18

La periodista y escritora Anne-Dauphine Juilland ha querido retratar la cotidianidad de los niños afectados por enfermedades crónicas

En uno de los momentos más descorazonadores de Ganar al viento, uno de sus pequeños protagonistas, Imad, se echa a llorar de forma desconsolada cuando su madre se ve obligada a volver a colocarse la sonda que siempre lleva en la nariz.

Y sin embargo, en la secuencia siguiente –que, según la directora, Anne-Dauphine Julliand, retrata literalmente lo que ocurrió a continuación–, mientras nosotros seguimos enjuagándonos las lágrimas, el niño comenta, ya sin rastro alguno de tristeza en el rostro, que a lo que está comiendo le falta algo de sal.

Ese contraste, provocado por un pragmatismo sanador y, desde nuestros ojos adultos, increíblemente heroico, define a la perfección el espíritu de este documental. Una obra que se atreve a centrarse en algo tan doloroso como las enfermedades infantiles crónicas para mostrarnos algo que subyace tras ellas y que, demasiado a menudo, se nos olvida: que incluso sufriendo molestias y dolor, los niños continúan siendo niños, y conservan no sólo una infinita capacidad para ilusionarse, sino, sobre todo, un optimismo a prueba de bomba.

La evidente sensibilidad con la que Julliand aborda el tema proviene de su propia experiencia: ella perdió a dos hijas por culpa de una leucodistrofia metacromática y, como relató en sus libros Llenaré tus días de vida y Un día especial, a pesar del inimaginable dolor de ser consciente de que no había cura, se esforzó por darles una infancia normalizada, hermosa y todo lo rebosante de amor posible.

La directora se refleja, pues, en los padres que retrata en Ganar al viento, y es por lo tanto muy consciente de la pesadísima carga con la que tienen que convivir en su día a día… Pero la cuestión es que ha escogido no centrarse en ellos –y convertirlos, como ella misma, en meros secundarios–, sino en sus retoños y en sus ganas de vivir, de explorar, de descubrir y, en general, de abrirse al mundo.

Julliand no tiene la ambición de retratar el progreso de las enfermedades de los cinco niños en los que se centra, Ambre, Camille, Imad, Charles y Tugdual, ni de realizar explicación didáctica alguna al respecto: lo que pretende es captar un pedacito de su vida cotidiana, mostrarnos aunque sea un pequeño fogonazo de la luz que desprenden.

Para ello, la directora se pega a ellos y deja que se expresen con absoluta naturalidad, reflejando tantos sus momentos buenos (la mayoría) como los malos (los menos), utilizando un estilo naturalista, a ras de suelo, que solamente rompe en momentos puntuales, como el espléndido (y larguísimo) plano secuencia que sigue a Charles atravesando la planta pediátrica del hospital en el que vive, buscando a su mejor amigo, Jason… Y que, por lo tanto, basa por completo su eficacia en el encanto y la inocencia con la que los pequeños se dirigen a la cámara.

Gracias a ellos y a la franqueza con la que se expresan –por momentos, desconcertante en su claridad mental–, Ganar al viento se convierte, por encima de todo, en un canto a la vida y a lo extraordinario de ésta, incluso cuando apenas dura un instante.

Pero, al mismo tiempo –y tal y como expresa la canción “Mistral gagnant”, de Renaud, que suena hacia el final del metraje–, también reivindica la importancia del vínculo amoroso y, por eso mismo, curativo, de padres, madres e hijos, y también de la implicación de aquéllos en la crianza activa de sus retoños como la mejor manera de compensar cualquier obstáculo que pueda presentárseles a lo largo de su existencia.

Ficha Técnica

Título original: Et les mistrals gagnants

Año: 2016

País: Francia

Género: Documental

Directora: Anne-Dauphine Julliand

Con: Ambre, Camille, Imad, Charles, Tugdual

Tags:
cineenfermedad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
7
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.