Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cuando la música nos acompaña hasta la muerte

DANI AND LIZZY
Comparte

La canción protagonista de un vídeo que ha dado la vuelta al mundo

Esta es la historia de una canción, una enfermedad y dos personas que no se hubieran conocido si no hubiera sido por el cáncer. Margaret Smith, de 63 años, vivió sus últimos días acompañada por alguien a quien llamaba “mi ángel”. Esa es la enfermera Olivia Neufelder, quien canta junto a ella.

La canción que entonan juntas es este tema, “Dancing in the Sky”, de Dani and Lizzy.

Se trata de una canción que alcanzó la fama allá por 2013. Es obra de estas hermanas gemelas canadienses que la escribieron reflexionando en la muerte tras la pérdida de varios de sus amigos.

El tema se hizo rápidamente viral y cosechando una grata respuesta de los oyentes, muchos de los cuales confesaban a las autoras que hallaban una enorme paz en la letra y melodía de su canción.

Olivia desconocía la canción hasta que Margaret se la enseñó. La cantaron juntas durante días pero este momento, en concreto, fue especial.

La mujer ya sabía que no podían realizarla el trasplante de hígado que necesitaba porque su salud ya estaba demasiado deteriorada. Acababa de salir de una dura prueba médica y se encontraba aturdida y nerviosa.

Olivia, para tranquilizarla, cantó durante más de una hora junto a ella su canción favorita.

La enfermera no podía reprimir sus lágrimas teniendo en cuenta la tan especial relación que había entablado con su paciente y ya amiga. Acariciaba la mano de Margaret y la animaba a cantar la última estrofa con una sonrisa en los labios.

Esa parte dice así: “I hope you’re dancing in the sky. I hope you’re singing in the angel’s choir. I hope the angels know what they have. I’ll bet it’s so nice up in heaven since you arrived”.

Es decir: “Espero que estés bailando en el cielo. Espero que estés cantando en el coro de los ángeles. Espero que los ángeles sepan lo que tienen. Estoy segura de que el Cielo es más bonito desde que tú llegaste”.

Horas después, Margaret llegó.

Unos días más tarde, Megan, la hija de Margaret, publicó un vídeo en las redes sociales para, entre otras cosas, agradecer la inmensa humanidad de la enfermera hacia su madre, dos mujeres,- Olivia y Margaret-, a las que unió no solo la enfermedad, sino una canción con un precioso mensaje que casi, casi ayudó a Margaret a llegar hasta el Cielo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.