Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 01 diciembre |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Padre, ¡ya no iré a la iglesia!

Shutterstock

Vianney de Villaret - publicado el 07/02/18

Esta pequeña historia compartida por un sacerdote francés puede permitirnos volver a centrarnos en lo esencial

¿Quién no ha echado pestes alguna vez contra un coro que canta mal, un cura que habla demasiado o un prójimo que no deja de mirar el móvil durante la misa? Algunos se sienten muy tentados de dejarse llevar por su mosqueo e irse de la iglesia, quizás definitivamente.

El sacerdote Matthieu Lefrançois, cura de la parroquia de Saint-Antoine Saint-Serge en Angers, Francia, ha encontrado en el Facebook de la Iglesia católica de Guinea un texto que nos invita a mirar a Cristo, y lo ha compartido y adaptado.

Un joven se acerca a un sacerdote y le dice:
– Padre, ¡no voy a volver a la iglesia!
A lo que el cura le pregunta:
– ¡Ah! ¿Y me puedes decir por qué?
Y el joven responde:
– Oh, Dios santo. Pues porque por un lado veo una hermana que habla mal de otra hermana; por otro lado veo un hermano que no lee bien; el coro está descompensado y desafinado; la gente mira el móvil durante la misa y mejor no hablar de su comportamiento egoísta y soberbio fuera de la iglesia…
Y el sacerdote le dice:
– Tienes razón. Pero antes de dejar la Iglesia para siempre, me gustaría que me hicieras un favor: agarra un vaso con agua y da tres vueltas a la iglesia sin verter una gota de agua al suelo. Después de eso, puedes dejar la iglesia.
El joven pensó que aquello era pan comido.
Y dio las tres vueltas tal y como el sacerdote le había pedido. Cuando terminó, fue en busca del sacerdote.
– Hecho, padre.
Y el sacerdote le preguntó:
– Mientras caminabas con tu vaso de agua, ¿has notado si alguna hermana hablaba mal de otra?
El joven:
– No.
– ¿Has visto si alguna persona estaba siendo desconsiderada con otros visitantes en la iglesia?
– No.
– ¿Y has visto que algunos estuvieran absortos en sus teléfonos?
– No.
Y terminó el sacerdote:
– Te voy a decir por qué: estabas concentrado en tu vaso para no derramar el agua. Pues con la vida es igual. Cuando nuestro corazón se centra en Jesucristo, no tenemos tiempo de ver los errores ajenos. Quien abandona la iglesia a causa de los cristianos hipócritas es que no entró nunca de verdad a causa de Jesús.




Te puede interesar:
Para leer cuando la Iglesia te hace sufrir

Tags:
almacristianismoevangelizacioniglesiaiglesia catolica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.