Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué el Vaticano tiende la mano a China?

CHINA CATHOLICS
AP Photo I Mark Schiefelbein
Comparte

Por impulso del papa Francisco, la Santa Sede trata de normalizar las relaciones con la República Popular China. Incluso si provoca inquietud.

La Iglesia católica china es un asunto tan crucial como socavado para el Vaticano. Las declaraciones recientes del cardenal chino Zen han puesto de relieve cómo el Vaticano ha tomado una nueva orientación diplomática con relación a China. Se cuestiona la designación por el Vaticano de dos obispos que habían sido nombrados anteriormente por el Partido comunista chino. Al actuar así, el Vaticano parece respaldar la existencia de la “Iglesia patriótica” china, cuyos obispos son designados por el Gobierno chino. Aleteia se reúne con Régis Anouilh, antiguo periodista de la agencia informativa Église d’Asie, de las Misiones Extranjeras de París.

¿Por qué el Vaticano tiene interés en normalizar sus relaciones con China?

Régis Anouilh explica que si uno se pregunta por la estrategia, el Vaticano tiene buenas razones para querer normalizar sus relaciones con China. “La Iglesia católica china está experimentando un profundo cambio, y la división entre una Iglesia patriótica y una Iglesia clandestina es una carga que pesa. ¡Tenemos que salir de aquí!”. De hecho, la Iglesia secular, nacida de la obra de evangelización de los jesuitas, está cambiando a gran velocidad y contaría con entre 10 y 15 millones de fieles. Cada vez es menos rural. En Shangái, por ejemplo, se está viendo nacer parroquias urbanas donde conviven cristianos cuya genealogía se remonta al siglo XVII con jóvenes conversos que acaban de descubrir la Biblia. No hay que cargar sobre los últimos el peso de la división de los cristianos. Por lo tanto, un acuerdo con el Gobierno podría ser beneficioso para todos, siempre y cuando, claro está, la Iglesia no se comprometa con él. “Algunos obispos han ido demasiado lejos en su asociación con el Partido”, lamenta Régis Anouilh. La reacción de desconfianza de los sacerdotes y fieles chinos contra esta actitud es “bastante sana” a sus ojos y, por lo tanto, entiende la reacción del cardenal Zen.

¿Está mejorando la situación de los cristianos en China?

Por parte del Gobierno, Xi Jinping, el dirigente chino, querría mejorar su imagen internacional y es consciente de la importancia diplomática del Vaticano. Un acuerdo le resultaría útil. Pero no parece dispuesto a ir muy lejos en las garantías que acuerda con la Santa Sede. Por el contrario, ha endurecido las regulaciones contra las religiones en octubre de 2017 y sus textos entraron en vigor en enero de 2018, dice Régis Anouilh. Pero suaviza: “De todos modos, hay que salir de esta situación y el Vaticano probablemente está apostando por una evolución positiva del Partido”.

¿Hay un cisma chino?

En su carta abierta, el cardenal Zen lamenta que sus interlocutores de la Santa Sede desconozcan la situación en China: “Algunos dicen que todos los esfuerzos para llegar a un acuerdo [entre China y la Santa Sede] son ​​para evitar un cisma eclesial. ¡Esto es ridículo! El cisma ya está allí, en la Iglesia independiente [es decir, la Iglesia “patriótica”; Ndlr]”. Comentando esta afirmación, Régis Anouilh precisa que no es necesario entender el “cisma” en un sentido doctrinal: “No hay que imaginar una separación nítida entre cristianos clandestinos y cristianos patrióticos, tienen el mismo Credo. Es natural que los cristianos tengan relaciones con su gobierno, el problema viene cuando hay un compromiso”. De hecho, sería difícil no mantener una relación con un Estado que se ha vuelto aún más invasivo desde la llegada de Xi Jinping en 2012.

¿Los cristianos son los únicos en soportar el rigor de Pekín?

No, la severidad impuesta a los católicos no va dirigida exclusivamente contra ellos, ni siquiera contra las religiones, según Régis Anouilh. El Gobierno no está obsesionado con la Iglesia católica, quiere más control sobre toda la sociedad. Por último, hay que añadir un último matiz a este cuadro bastante negro de la situación de los cristianos en China. Si bien la línea del Partido es, en efecto, intransigente, en la práctica a menudo es posible llegar a un acuerdo con la administración local. Como lo resume un proverbio chino: “El cielo es alto y el Emperador está lejos”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.