Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Disfrutar del mar, algo abierto para todos

ARGENTINA
Comparte

El balneario argentino de Mar del Plata y la disposición de sillas anfibias

Son días de verano sudamericano y Mar del Plata, el destino turístico más emblemático de la Argentina, ofrece por estos años algunos ejemplos de cómo el mar, con la ayuda de algunos, no excluye a nadie. Gracias a la utilización de sillas anfibias gratuitas, y a la colaboración de muchos la discapacidad no es un impedimento para disfrutar del mar.

Para quienes necesitan de silla de rueda para desplazarse, o para desplazar un familiar, pensar en ir a la playa de vacaciones suele es una opción complicada. No sólo por el desplazamiento en la arena, sino por la imposibilidad de aprovechar un chapuzón en el mar. Para ellos, las sillas anfibias son una solución.

Pero en muchos casos, las sillas, aún costosas, no alcanzan. Son varias las implementaciones que una playa debiera hacer para poder acoger a quienes se desplazan o son desplazados en silla, principalmente a través de rampas de acceso o senderos que permitan desplazar y acercar.

En Mar del Plata, en algunas playas públicas donde están dadas las condiciones, se ofrecen servicios de bañeros que no solo facilitan las sillas, sino que también acompañan a quienes se dan su primer chapuzón en años, o incluso en la vida.

 

ARGENTINA
Remando Juntos Surf Adaptado

 

Así ocurrió en la Playa Constitución, donde no sólo los discapacitados y las familias muestran su agradecimiento, sino también quienes son testigos de cómo se ayuda a que todos podamos disfrutar del agua.

“Excelente!! Mi hijo pudo disfrutar de la silla anfibia y la satisfacción, la alegría de poder meterse al mar no se compara con nada. Gracias, gracias, por cosas como estas que nos reconforta el alma”, escribía Nancy en Facebook.

“Lo que hicieron los guardavidas en esa playa día a día fue excepcional, mi familia y yo lo vimos porque estuvimos unos días”, completó Diana.

Pero este año, otra postal confirma que el Mar, al menos en Mar del Plata, está accesible para todos. Merced al Centro Recreativo Deportivo Especial (CREDE), un centro de día con orientación deportiva y artística gestionado por la Asociación Deportivo – Educativa Regional Marplatense para Discapacitados, jóvenes con discapacidad intelectual muestran que ellos también pueden surfear las olas. Entre sus asistentes están algunos de los participantes de lo que fue el Primer Campeonato Latinoamericano de Surf Adaptado, que tuvo lugar en Arica, Chile, en 2017.

Distintos programas que se llevan a cabo durante el año en la ciudad facilitan incluso a veces con tablas adaptadas, que también personas con otras discapacidades motrices conozcan eso que se siente cuando una ola te eleva y luego impulsa hacia adelante con su increíble fuerza.

El histórico lema de Mar del Plata la presenta como la ciudad feliz. Con iniciativas como estas, se confirma como la ciudad feliz para todos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.