Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cuál es la verdadera riqueza de un país?

DIAMOND

Mohammed Elshamy / Anadolu Agency

NEW YORK, USA - DECEMBER 4: Chairman of the Rapaport Group, Martin Rapaport speaks to media as a 709-carat diamond, which was discovered in Koryardu village of Sierra Leone, is presented during a news conference before auction in New York, United States on December 4, 2017.

Dolors Massot - publicado el 05/02/18

¿Petróleo, oro, diamantes? ¿Alta demografía? Este filósofo propone una respuesta que quizás habías pasado por alto.

No se habla de ella en los análisis del Fondo Monetario Internacional, ni se la menciona en el Foro de Davos. Sin embargo, todos queremos saber cuál es la verdadera riqueza de un país.

Andamos despistados con la crisis económica. Dicen los analistas que Occidente comienza a asomar la cabeza, pero esta vez ya tenemos la experiencia de que no solo es la riqueza económica la que hace grande un país. Porque, por ejemplo, hay países que, disponiendo de recursos naturales que los harían inmensamente ricos, se encuentran en situación de pobreza.

La Historia, además, nos muestra que la economía es solo una variable, pero hablar de grandeza de un pueblo implica tener en cuenta a las personas y las ideas que las movieron a actuar. Y estudiamos en qué sentido se movieron y analizamos si ese obrar repercutió en beneficio de la sociedad o no.

Hay estudios macro y estudios micro, que nos ayudan a determinar qué grandeza ha tenido cada pueblo en cada momento.

Para los que se aferran a la economía como base del progreso humano, hay que decir que la Historia ha tumbado repetidas veces esta hipótesis, desde Egipto o el Imperio Romano hasta los imperios coloniales o la «sociedad del bienestar». ¿Qué es entonces lo que hace grande a un país?

Un filósofo, el español Antonio Escohotado, conversaba hace cuatro años con el también escritor Fernando Sánchez Dragó en un programa de la cadena de televisión La 2, «Negro sobre Blanco». Más allá de la literatura, la conversación se orientó hacia la riqueza.

Escohotado respondió que la riqueza de un pueblo es la educación. Han pasado los años y la respuesta sigue siendo igual de válida.

Un pueblo educado es un pueblo formado por personas que piensan en los demás, que valoran lo moral por encima de lo material. Y eso, que se nota en si cedes el asiento en el autobús, también se ve en los jóvenes que piensan en trabajar para servir a los demás.

Una riqueza silenciosa

La educación es una riqueza silenciosa, pero es una fuerza motriz como el caudal de un río o las corrientes de los mares. Bastaría con dejar que viéramos sus resultados a medio o largo plazo, esto es, cuando una generación ha pasado por las aulas y ha crecido en familia. 

Los padres, la familia y la escuela

Cuando hablamos de educación como riqueza de un país, no solo nos referimos a la educación en la escuela sino que esta implica a los padres y la familia en primer lugar.

Ellos son los que acompañan a sus hijos en el crecer en los valores y les ayudan a orientar la libertad hacia el bien, de forma que de su vida puedan extraer la mejor versión de sí mismos.

Aunque estructuralmente encontremos muchos fallos en el sistema, no podemos perder de vista el horizonte: la educación como medio para cambiar el mundo, para hacerlo mejor. Así que esa tarea es cuestión de a poquitos. Es una meta diaria en cada familia y para cada hijo.

A la larga, los resultados se palpan en aquellos niños que con el tiempo llegan a ser personas maduras que desde su lugar de trabajo, familiar y social son capaces de modificar su entorno y hacer que sea mejor.

Tags:
educaciónvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.