¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

 12+1 películas para acompañar el estreno de “Los papeles del Pentágono”

THE POST
© 2017 TWENTIETH CENTURY FOX
Comparte

El mundo del periodismo ha dado mucha inspiración al del cine

Algo tiene el gusanillo de la prensa en sus distintas variantes (periódicos, radio, televisión…) que lleva décadas entusiasmando a la audiencia.

El estreno estos días de “Los papeles del Pentágono” (“The Post”, Steven Spielberg, 2018) – donde nos cuenta el enfrentamiento entre The Washington Post y la administración Nixon a cuenta de la revelación de documentos secretos que comprometían la actuación de diversas administraciones estadounidenses en la guerra de Vietnam – nos permite efectuar un repaso por alguna de las películas más celebradas en las que los periódicos y los periodistas configuraban el eje en torno al que gravitaba la trama.

Un gran reportaje, Luna Nueva, Primera Plana, Interferencias

Cuatro versiones nos han contado en clave de comedia la carrera contra reloj por parte de unos periodistas para salvar la vida de un condenado a muerte. La primera adaptación de la obra de teatro homónima se estrenó en 1940 (The front page, Lewis Milestone) aunque la más popular fue la versión de 1940 (His girl friday, Howard Hawks) interpretada por Cary Grant y Rosalind Russell seguida de la versión de 1974 el la que director fue Billy Wilder (The front page) y contó con Jack Lemmon, Walter Matthau y Susan Sarandon.

Aún se rodaría otra versión en la que la redacción del periódico se cambiaba por un canal de televisión (Switching Channels, Ted Kotcheff, 1988) con Burt Reynolds, Kathleen Turner y Christopher Reeve en los principales papeles.

Ciudadano Kane (Citizen Kane, Orson Welles, 1941)

La ópera prima de un genio nos cuenta de manera indisimulada el ascenso al poder y los fracasos personales de un trasunto del magnate de la prensa William Randolph Hearst. Cual magdalena proustiana, todo arranca con una palabra (“Rosebud”) que encierra la clave de todo… o que sirve de mera excusa para contar una historia como nunca antes lo había hecho nadie.

El gran carnaval (Ace in the hole, Billy Wilder, 1941)

El “circo” mediático que se organiza en torno a la operación de salvamento de un niño que ha caído a un pozo sirve para que un periodista sin escrúpulos (Kirk Douglas) haga lo posible y lo imposible por una buena historia con la que compensar sus frustraciones personales y profesionales.

Vacaciones en Roma (Roman Holiday, William Wyler, 1953)

Una princesa (Audrey Hepburn) pasa unas vacaciones en Roma de incógnito pero resulta que sí hay alguien (su propio acompañante, Gregory Peck) que conoce su identidad y se encarga de que se vaya conformando un jugoso reportaje sobre su estancia.

La dolce vita (Federico Fellini, 1960)

El cronista de la vida social romana inmortalizado por Marcello Mastroiani nos permite asomarnos a distintas fiestas de la alta burguesía mientras trata de entrevistar a una actriz de éxito (Anita Ekberg). Para los anales de la Historia del Cine: el célebre baño de la Ekberg en la Fontana di Trevi y el acuñamiento del término “paparazzi” empleado para designar a quien fotografía a famosos, derivado de Paparazzo, el apellido del fotógrafo que acompaña a Mastroiani.

Todos los hombres del presidente (All the president´s men, Alan J. Pakoula, 1976)

Robert Redford y Dustin Hoffman encarnan a dos célebres periodistas del Washington Post (Carl Bernstein y Robert Woodward) que desentrañaron el espionaje por parte de la administración Nixon a su contrincante, el Partido Demócrata, lo que terminó costándole la dimisión al presidente de Estados Unidos de América.

The Paper (Ron Howard, 1994)

Drama y comedia casi a partes iguales ambientada en una redacción periodística en la que coincide un reparto de campanillas: Michael Keaton, Glenn Close, Marisa Tomei, Randy Quaid, Robert Duvall, Jason Robards… la acción transcurre en las 24 horas de que disponen los periodistas para desentrañar el asesinato de dos empresarios del que se ha acusado a dos afroamericanos, sobre cuya culpabilidad hay sospechas de que se trata de un montaje de la policía.

El dilema (The insider, Michael Mann, 1999)

Basado en hechos reales, Al Pacino interpreta al productor del programa televisivo “60 minutos” que logró entrevistar a un químico que trabajaba para una gran tabacalera (Russell Crowe) y quien desveló que se añadían sustancias adictivas a los cigarrillos.

Nightcrawler (Dan Gilroy, 2014)

De manera casi accidental un joven (Jake Gyllenhaal) se va adentrando en las miserias del periodismo sensacionalista que busca adelantarse incluso a la policía a la hora de llegar a donde se haya producido un crimen o un accidente, con la meta de conseguir las imágenes más morbosas y venderlas cuanto antes a una cadena de televisión. Espeluznante reflexión sobre la (in)sensibilización contemporánea ante el horror cotidiano.

Spotlight (Thomas McCarthy, 2016)

Drama con excelente plantel interpretativo (Liev Schreiber, Mark Ruffalo, Rachel McAdams, John Slattery, Stanley Tucci, Brian D´Arcy James…) capaces de componer personajes con gran trasfondo de verdad y realidad, aunque con un resultado en conjunto bastante plano y casi desaprovechando las posibilidades que ofrecía la trama. Cuenta la investigación por parte de un equipo de periodistas del Boston Globe acerca del escándalo sobre abusos sexuales por parte de algunos sacerdotes en la zona.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.