Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 24 octubre |
San Antonio María Claret
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

La Iglesia a Maduro: «¿Y quién es usted para mandarme a mí?”

LUIS UGALDE

Rodrigo Suarez-(CC BY-NC-ND 2.0)

Carlos Zapata - Aleteia Venezuela - publicado el 26/01/18

Con agudo tacto y afinado tino, el reconocido sacerdote jesuita Luis Ugalde le responde al presidente recordándole que también el dictador Marcos Pérez Jiménez amenazó a la Iglesia tras la dura carta pastoral de un obispo… Muy poco después, caía la dictadura

No hay sorpresas en la Iglesia ante las amenazas de Nicolás Maduro de encarcelar a un obispo por sus homilías. Ni siquiera hay temor real ante la posibilidad de tener a sacerdotes asesinados como ya ocurrió en América Latina. ¿La razón? Responde a Dios y no a una dirigencia política.

En conversación con Aleteia, el reconocido teólogo e historiador jesuita Luis Ugalde reitera que no hay miedo entre los sacerdotes, luego de las amenazadas del gobierno contra los prelados criollos, a propósito del intento de aplicar sanciones –de hasta 20 años de cárcel- por supuestamente “incitar al odio” a la población venezolana.

Hubo un ataque del gobierno por una “homilía que lo que decía era que hay que responder al hambre. Cosa que cualquier venezolano sabe. Si los obispos no dijeran eso, no serían fieles al evangelio. Pero dicho eso, ¡la Iglesia no puede estar sorprendida! La Iglesia sabe, por experiencia propia, que en el momento cuando critica lo que tiene que criticar, por ser seguidora de Jesús de Nazaret, entonces va a ser atacada y calumniada”.

El sacerdote Ugalde, quien fue rector de la prestigiosa Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) durante más de una década, apreció el hecho de que “afortunadamente ha habido un apoyo muy grande. La Conferencia Episcopal se solidarizó con la homilía de monseñor Basabe. En cada diócesis hubo apoyo y ha habido un documento de toda la confederación latinoamericana de obispos solidarizándose con Venezuela”.

“¡Tomen en serio la vida de la gente!”

Lejos de molestarse, dijo que el único que pierde con esa actitud es el gobierno de Maduro. Al respecto, dijo: “Se trata de ataques torpes que ha dado a conocer más el desacierto del gobierno al atacar una voz moral y ética que dice: ¡Por favor, gobernantes: dejen la corrupción a un lado!, dejen la ineptitud a un lado, ¡tomen en serio la vida de la gente! Estamos en situación de agonía”.

Agregó que “la Iglesia va a seguir por ese camino” y recordó que en el pasado ocurrió algo muy particular durante el mandato de Marcos Pérez Jiménez. El sacerdote, que acaba de ser incorporado como individuo de número en la Academia Nacional de la Historia durante una juramentación en el Paraninfo del Palacio de las Academias, hizo alusión a la carta pastoral del arzobispo de Caracas, monseñor Rafael Arias Blanco, del primero de mayo de 1957.

Obras como la prestigiosa Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), de la que Ugalde fue rector durante más de una década, fue creada en el año 1953, precisamente bajo el régimen de Pérez Jiménez. Pero no por eso matizó la Iglesia los rigores de la dictadura.

En aquel documento histórico, Arias Blanco no pedía elecciones, ni cambio de sistema político, pero sí denunciaba la grave situación de deterioro social y económico que sufría buena parte de la población venezolana. La carta cuestionaba, precisamente, que aunque se hacían obras, servían como propaganda y buscaban disimular las “condiciones infrahumanas” en las que vivía gran cantidad de venezolanos.

El documento cuestionaba las epidemias, la falta de vivienda, los bajos salarios, la falta de acceso al agua potable e incluso la desnutrición, lo que era silenciado por una censura oficial. La respuesta del gobierno fue amenazar y dar la orden de poner tras las rejas a los sacerdotes.

El también exdictador y jefe militar que gobernara de forma autoritaria el entre 1908 y 1935, Juan Vicente Gómez le habría advertido: “Dejen quietos a los curas y no se metan más con ellos. No me gusta comer carne de cura, porque la carne de cura atraganta”… Y Pérez Jiménez se atragantó: el 23 de enero de 1958 un movimiento cívico-militar lo derrocó, por lo que abandonaría el país con rumbo a República Dominicana, a bordo del avión presidencial la “Vaca Sagrada”.

“Cuando la pastoral de monseñor Arias”, recuerda Ugalde, el entonces “ministro del Interior llamó al arzobispo” y lo amenazó. Más tarde “todo se puso peor” y ya sabemos cómo terminó la historia.

“Los venezolanos tenemos que abrazarnos de nuevo…”

Con respecto al proceso de elecciones en puertas, anunciado por la Asamblea Nacional Constituyente, calificada de ilegal por los obispos y desconocida por un centenar de países, dijo que: “Evidentemente no podemos reconstruir a Venezuela si decimos: bueno, ya ha gobernado medio país, ahora viene el otro medio y viene la persecución. Eso no tiene ningún sentido. Los jueces harán la tarea”.

También se refirió al proceso de diálogo y negociación que gobierno y un sector de la oposición llevan adelante con el patrocinio de República Dominicana: “La inmensa mayoría de los que creyeron que Chávez -y lo que ha seguido- iba a ser la solución, lo hicieron de buena fe y pienso que en ese aspecto, no puede haber diálogo fundamental sin perdón; el diálogo implica el perdón. Saben muchos de ustedes que en la propia familia, por política llegaron a no hablarse, y en algún momento tenemos que abrazarnos y seguir adelante”.

 El presidente del episcopado, José Luis Azuaje, declaró recientemente que “la Iglesia  venezolana no tema a Nicolás Maduro”…

Bueno, eso es lo que estaba diciendo: la Iglesia tiene un deber. Si el gobierno dice: no, yo quiero que usted no cumpla con ese deber, la Iglesia le dice a Maduro o a quién sea: ¿Y usted quién es para mandarme a mí? Yo tengo que seguir a Jesús de Nazaret y tengo que acompañar al pueblo con el evangelio, y en el evangelio dice: tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber; estuve preso y me visitaron. Bueno, pues, la Iglesia tiene que contribuir a que haya comida, a que haya bebida, a que haya salud, a que haya dignidad, a que haya respeto, a que haya trabajo, a que no haya presos políticos y que no se vayan ¡4 millones de personas al exilio!

Tags:
iglesianicolas madurovenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
5
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.