Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 15 abril |
San Damián de Molokai
home iconActualidad
line break icon

200 años de Frankenstein, el mito de jugar a ser Dios, en 14 películas

VAN HELSING

Universal Studios

Antonio Rentero - publicado el 25/01/18

El "moderno Prometeo" de Mary Shelley se ha convertido en un clásico del terror (y es que ponerse en lugar del Creador da un poco de miedo, ¿no?)

Un mes de enero de hace 200 años, la literatura de terror se adentraba en la modernidad de la mano de Mary Wollstonecraft Shelley con una novela que bajo el título encabezado con el apellido del padre de la criatura añadía la explicación “o el moderno Prometeo”, recurriendo a la mitología griega para asimilar al doctor Víctor von Frankenstein con el titán amigo de los mortales que robó el fuego a los dioses para regalárselo a la Humanidad, debiendo pagar por ello un caro precio a Zeus.

El epítome de “jugar a ser Dios” se encarnaba en la novela que ahora cumple dos siglos de su salida de imprenta mostrando las consecuencias de arrogarse la potestad de crear vida. Ya en su momento podía considerarse a la novela como un ejemplo de modernidad por acudir como sustento científico a los diversos avances médicos y tecnológicos de la época, un momento en que la electricidad y el progreso intelectual parecía llamada a revolucionar por completo la existencia, por tanto no es de extrañar que más allá del S. XIX, en cuanto pudo el cine, el entretenimiento de la nueva era, comenzó a inundar el S. XX de versiones fílmicas de la historia imaginada en un año sin verano en una villa suiza.

Dado que sería extremadamente prolijo hacer una enumeración exhaustiva de todas las películas que existen basadas o inspiradas en la novela “Frankensteins”, ofreceremos al menos una visión general con unas habitualmentes desconocidas pioneras, apuntaremos las más recomendables o icónicas de dos periodos cinematográficos concretos debidos a los estudios Universal y Hammer Films y concluiremos con las más recientes aportaciones.

Frankenstein (Frankenstein, Andrés Tung, 1910)

Producida por Thomas Alva Edison, con sólo 14 minutos de duración y filmada en plano fijo durante tres días, supone la primera adaptación de la novela a la pantalla.

El doctor Frankenstein (Frankenstein, James Whale, 1931)

Boris Karloff encarna por primera vez a la Criatura en la primera entrega de las varias que producirían los estudios Universal. Basada más que en la novela de Mary Shelley en la adaptación teatral de la misma escrita por Peggy Wrebbling, supone el establecimiento canónico de la iconografía clásica del personaje.

La novia de Frankenstein (Bride of Frankenstein, James Whale, 1935)

Elsa Lanchaster es la compañera que el doctor (Colin Clive) prepara para que la Criatura no esté sola, cual remedo (y remiendo) del bíblico “no es bueno que el hombre esté solo”. La actriz también interpreta a la propia autora de la novela puesto que la película comienza con una metarreferencial reunión en que Mary Shelley recibe la felicitación por el éxito de su novela por parte de su marido Percy Bysshe Shelley y de Lord Byron, los personajes reales que acompañaban a Mary Shelley en la referida estancia veraniega en suiza en la que se gestó la obra literaria.

El hijo de Frankenstein (Son of Frankenstein, Rowland W. Lee, 1939)

Nueva producción de Universal con reparto de lujo con Basil Rathbone como hijo del primigenio doctor Frankenstein, Bela Lugosi como su ayudante Ygor y Boris Karloff de nuevo como la Criatura. Nuevo ejemplo de hijos repitiendo los pecados de los padres y para colmo la Criatura sólo obedece a un desquiciado Ygor.

Abbot y Costello contra los fantasmas (Abbot & Costello meet Frankenstein, 1948)

La época gloriosa de los Monstruos de la Universal (Drácula, la Momia, el Hombre Lobo, el Monstruo de Frankenstein, el Hombre Invisible, el Monstruo de la Laguna Negra, el Fantasma de la Ópera…) ha quedado atrás y como suele decirse la historia siempre se repite, primero como drama y después como comedia. Es ahora el turno de la farsa con una película al servicio de los por entonces populares cómicos Abbot y Costello, alimenticiamente acompañados por Bela Lugosi y Lon Chaney junior escenificando un bufonesco encuentro con el elenco casi completo de criaturas monstruosas que ahora más que susto buscan la carcajada.

La maldición de Frankenstein (The curse of Frankenstein, Terence Fisher, 1957)

Primera entrega de una memorable pentalogía producida por los estudios británicos Hammer Films y dirigida por Terence Fisher (cabría añadir otra más dirigida por Freddie Francis, La maldad de Frankenstein, 1964) , con Peter Cushing como el doctor Víctor von Frankenstein y en este caso con Christopher Lee como el Monstruo. Se rompe con la iconografía clásica en blanco y negro y se apuesta por un estilo repleto de color y con algunos toques de voluptuosidad femenina propios de la época.

La venganza de Frankenstein (The revenge of Frankenstein, Terence Fisher, 1958)

Tras escapar de la guillotina y dedicarse bajo identidad falsa a la medicina, el doctor Víctor von Frankenstein (de nuevo Peter Cushing) vuelve a las andadas, llevado por su impulso de crear vida humana.

Frankenstein debe morir/El cerebro de Frankenstein (Frankenstein must be destroyed, Terence Fisher, 1969)

El doctor Frankenstein (Peter Cushing una vez más) busca la creación de vida humana pero necesita los conocimientos de otro médico al que secuestra. Tras morir este la única salida es trasplantar su cerebro a otro cuerpo.

Frankenstein y el monstruo del infierno (Frankenstein and the monster from hell, Terence Fisher, 1974)

Último film de la Hammer sobre el personaje, con Peter Cushing demostrando un inusitado brío a pesar de su avanzada edad para encarnar una vez más al doctor que sigue llevando a cabo sus monstruosos experimentos desde un sanatorio mental en el que nadie conoce su verdadera identidad.

El jovencito Frankenstein (Young Frankenstein, Mel Brooks, 1974)

Ambientación, diseño de producción, fotografía en blanco y negro, incluso la utilización de los mismos decorados del film original de James Whale en 1931 permiten que el aspecto visual y el tono narrativo nos remitan al canon de la Universal mientras la divertida comedia atrapa al espectador entre carcajadas con el máximo respeto al icono clásico.

Frankenstein de Mary Shelley (Frankenstein, Kenneth Branagh, 1994)

Dos años antes se estableció la base que permitió una de las más fieles adaptaciones a la novela. Curiosamente pese a titularla “Drácula de Bram Stoker” (Bram Stoker´s Dracula, Francis Ford Coppola, 1992) el tono atrapó la esencia (y a millones de espectadores) aunque traicionó la trama con una preciosa historia de amor (“he atravesado océanos de tiempo…”) inexistente en la novela de Stoker sobre el vampiro más famoso de la Historia. Kenneth Branagh (director y protagonista) en cambio sí se pliega con mayor fidelidad a la novela que adapta, regalándonos de paso una de las más intensas y profundas relaciones con su “hijo”, encarnado aquí por un excepcional Robert de Niro.

Dioses y monstruos (Gods and monsters, Bill Condon, 1998)

Sir Ian McKellen interpreta a un vetusto y ya retirado James Whale, director del primer “Frankenstein” de la Universal, y Brendan Fraser a un apuesto jardinero por quien se sentirá atraído. No es, por tanto, una adaptación de la novela de Mary Shelley pero si una recomendable película sobre la que planea su sombra y que en cierta forma nos remite de nuevo al mito del Pigmalión que, si no crea vida, al menos intenta insuflar un nuevo hálito al objeto de su deseo.

Van Helsing (Stephen Sommers, 2004)

El éxito con el que el director había abordado cinco años antes “La Momia” o el magnífico reparto (Hugh Jackman, Kate Beckinsale, Richard Roxburgh, Elena Anaya…) fueron incapaces de mantener las expectativas con una renovación del “Universo de Monstruos de la Universal”, colocando como núcleo al doctor que suele acabar con Drácula y que aquí se revelaba como un héroe de acción más que como un hombre de ciencia. Precisamente la sobredosis de acción y el atragantamiento de efectos digitales no contribuían a envolver adecuadamente una trama excesivamente débil.

Frankenweenie (Tim Burton, 2012)

En 1984 Tim Burton realizó un cortometraje con mismo título y similar trama y casi treinta años después Disney le permitió retomar (convenientemente alargada) la deliciosa historia del niño que se resiste a la muerte de su perro Sparky. La nómina de homenajes a la iconografía clásica del “Frankenstein” de Whale se asoma por todas partes, en una película repleta de ternura.

Tags:
cineterror
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
4
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
7
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.