Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 06 mayo |
Santo Domingo Savio
home iconViajes
line break icon

Los huevos del Concilio de Trento

PAUL III

Tiziano/Shutterstock-gorkem demir

Maria Paola Daud - publicado el 24/01/18 - actualizado el 23/06/20

¡Comían bien estos prelados mientras debatían sobre problemas teológicos!

Dice la tradición que la receta de estos huevos fue inventada durante el Concilio de Trento, que inició el papa Pablo III en 1545. En este concilio, el más importante de la Edad Moderna (el Vaticano I y II son ya de la Era Contemporánea), la Iglesia tenía que afrontar el grave reto que suponía la Reforma protestante, efectuar una reorientación general de la Iglesia y definir con precisión sus dogmas esenciales.

Trento es una bellísima ciudad italiana situada al sur del Tirol alpino, de fuerte influencia alemana. Como en todas las zonas de los Alpes, el Trentino es una región en la que la comida es sencilla pero contundente y sabrosa.

Para muchos prelados, los trabajos del Concilio fueron también jornadas de «descubrimiento» de la cocina local. Hasta el punto de que, por ejemplo, otro de los platos típicos de Trento hoy se conoce como «strangolapreti» (estrangula-curas), y consiste en una especie de albóndigas de pan con huevo, espinacas y queso, que según la tradición local, hacían las delicias de los padres conciliares.

Los primeros prelados que participaron, ciertamente tenían mucho que discutir en las reuniones y es así como eran apreciados platillos como este que te traemos hoy aquí, los Huevos del Concilio, muy simple y muy campesino, de pocos ingredientes y fácil preparación.

Ingredientes:

4 huevos

35 gr de harina

120 gr de chorizo

aceite de oliva

sal

Preparación:

Separar las claras de las yemas. Batir las claras con una pizca de sal y agregar poco a poco la harina hasta que el compuesto tenga una buena consistencia.

Calentar en una sartén bastante espaciosa un hilo de aceite y agregar 4 cucharadas del compuesto de huevo y harina dividida en 4 partes en la sartén, encima se agrega el chorizo cortado finamente y por ultimo las yemas que teníamos separadas, terminar de cocinar y luego servir e un plato.

Receta inspirada en la revista Il mio papa, año 4, número 49, pag. 50

Tags:
conciliogastronomíahistoriapontificadorecetas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
2
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
6
ARGENTINA
Esteban Pittaro
La policía interrumpió una Misa de Primera Comunión al aire libre
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.