Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Caes en la trampa de los prejuicios?

EMO

Shutterstock-Kristina Kokhanova

Dolors Massot - publicado el 23/01/18

¿Juzgas a la persona que acabas de conocer? Según cómo actúes, puedes perderte grandes oportunidades.

El conocimiento humano se activa a partir de los sentidos (vista, oído, olfato…), que envían la información al cerebro y este la procesa gracias a la inteligencia. Así es como emitimos juicios, más o menos elaborados: «El hombre que tengo a mi derecha en el autobús está cansado», «la mujer con quien subo en el ascensor es una antipática porque nunca me saluda, ni siquiera hoy».

Cuando vemos a alguien por vez primera, captamos información acerca de cómo se presenta, de sus palabras, de la acción que está desarrollando en ese momento; y nos hacemos «una primera idea». Pero a esos pocos datos de que disponemos, añadimos contenido que ponemos en relación con ellos.

La marca de una prenda de ropa me habla de cuánto dinero ha gastado y a qué clase social pertenece quien la lleva (pero no tiene por qué ajustarse a la realidad). El arreglo personal me anima a acercarme al sujeto mientras que el desaliño y la falta de higiene puede que me inciten a rechazarlo (pero no puedo saber la razón por la que va así esa persona).

Cuando los datos son escasos, nuestro cerebro se encarga de «tapar» esos agujeros de información o de ampliar la información real, para darnos mayor idea de lo que conocemos. Así es como se pueden formar los prejuicios acerca de alguien.

Es una opinión preconcebida y casi siempre negativa

El prejuicio es una opinión preconcebida, generalmente negativa, hacia algo o alguien. Es un juicio que no se desprende de la realidad sino que se ha elaborado en nuestra mente a partir de datos reales que han sido unidos -correcta o erróneamente- a otros.

¿Qué ocurre si nos dejamos llevar por el prejuicio? Que juzgamos a la persona de forma equivocada. No dejamos que sea ella quien se exprese y, en cambio, damos por válida nuestra opinión acerca de ella. La miramos de reojo y desplegamos la imaginación porque creemos conocer ya cuáles serán sus siguientes pasos.

Así, quien lleva una cazadora negra y una pulsera con pinchos es un delincuente, quien se ha cortado el pelo al estilo punk es un violento, quien lleva una chilaba y un pañuelo en la cabeza es una mujer fundamentalista…

photo courtesy of Pixabay

Una profesora de instituto explicó que un día una alumna de estética punk llegó a clase con una cadena de pinchos (de perro) al cuello. Con ese aspecto, llamaba la atención y algunos compañeros se habían apartado de ella antes de llegar al aula. Le preguntó por qué llevaba ese collar y le respondió: «Porque no quiero que me miren, porque soy tímida».

La profesora comprendió que nada más lejos de la mente de aquella chica hacer daño a alguien, como parecía por su aspecto.


FRIENDSHIP

Te puede interesar:
¿Cómo liberarnos de los prejuicios?

Si me dejo llevar por los prejuicios, es muy posible que me pierda grandes oportunidades a mi alrededor: de conocer a personas que no son como yo, de establecer amistades, de profundizar en el trato…

La ignorancia voluntaria es el enemigo de la cultura y de la fraternidad entre las personas y los pueblos.

IMPRESSION
Deia63 - Instagram

Dos actitudes necesarias

Para combatir esa deformación de la inteligencia que nos lleva a prejuzgar antes de comprobar cómo es realmente una persona, es positivo tener en cuenta dos actitudes:

  1. No te dejes llevar por la primera impresión. Busca siempre conocer mejor a la persona.
  2. Deja que las personas puedan explicar el por qué de su comportamiento antes de juzgarlas.

¿Te has equivocado alguna vez al prejuzgar? ¿Y se han equivocado al prejuzgarte a ti? ¿Por tu vestimenta, por tu aspecto, por tu país de origen, por el idioma que hablabas, por una frase fuera de contexto? La experiencia propia también puede ayudarnos a lograr que nuestra cabeza no vaya tan rápida al formular opiniones y juicios.

Es mucho mejor darle una oportunidad a la realidad.

Tags:
fraternidadprejuiciossolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.