Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Caes en la trampa de los prejuicios?

EMO
Shutterstock-Kristina Kokhanova
Comparte

¿Juzgas a la persona que acabas de conocer? Según cómo actúes, puedes perderte grandes oportunidades.

El conocimiento humano se activa a partir de los sentidos (vista, oído, olfato…), que envían la información al cerebro y este la procesa gracias a la inteligencia. Así es como emitimos juicios, más o menos elaborados: “El hombre que tengo a mi derecha en el autobús está cansado”, “la mujer con quien subo en el ascensor es una antipática porque nunca me saluda, ni siquiera hoy”.

Cuando vemos a alguien por vez primera, captamos información acerca de cómo se presenta, de sus palabras, de la acción que está desarrollando en ese momento; y nos hacemos “una primera idea”. Pero a esos pocos datos de que disponemos, añadimos contenido que ponemos en relación con ellos.

La marca de una prenda de ropa me habla de cuánto dinero ha gastado y a qué clase social pertenece quien la lleva (pero no tiene por qué ajustarse a la realidad). El arreglo personal me anima a acercarme al sujeto mientras que el desaliño y la falta de higiene puede que me inciten a rechazarlo (pero no puedo saber la razón por la que va así esa persona).

Cuando los datos son escasos, nuestro cerebro se encarga de “tapar” esos agujeros de información o de ampliar la información real, para darnos mayor idea de lo que conocemos. Así es como se pueden formar los prejuicios acerca de alguien.

Es una opinión preconcebida y casi siempre negativa

El prejuicio es una opinión preconcebida, generalmente negativa, hacia algo o alguien. Es un juicio que no se desprende de la realidad sino que se ha elaborado en nuestra mente a partir de datos reales que han sido unidos -correcta o erróneamente- a otros.

¿Qué ocurre si nos dejamos llevar por el prejuicio? Que juzgamos a la persona de forma equivocada. No dejamos que sea ella quien se exprese y, en cambio, damos por válida nuestra opinión acerca de ella. La miramos de reojo y desplegamos la imaginación porque creemos conocer ya cuáles serán sus siguientes pasos.

Así, quien lleva una cazadora negra y una pulsera con pinchos es un delincuente, quien se ha cortado el pelo al estilo punk es un violento, quien lleva una chilaba y un pañuelo en la cabeza es una mujer fundamentalista…

photo courtesy of Pixabay

Una profesora de instituto explicó que un día una alumna de estética punk llegó a clase con una cadena de pinchos (de perro) al cuello. Con ese aspecto, llamaba la atención y algunos compañeros se habían apartado de ella antes de llegar al aula. Le preguntó por qué llevaba ese collar y le respondió: “Porque no quiero que me miren, porque soy tímida”.

La profesora comprendió que nada más lejos de la mente de aquella chica hacer daño a alguien, como parecía por su aspecto.

Si me dejo llevar por los prejuicios, es muy posible que me pierda grandes oportunidades a mi alrededor: de conocer a personas que no son como yo, de establecer amistades, de profundizar en el trato…

La ignorancia voluntaria es el enemigo de la cultura y de la fraternidad entre las personas y los pueblos.

IMPRESSION
Deia63 - Instagram

Dos actitudes necesarias

Para combatir esa deformación de la inteligencia que nos lleva a prejuzgar antes de comprobar cómo es realmente una persona, es positivo tener en cuenta dos actitudes:

  1. No te dejes llevar por la primera impresión. Busca siempre conocer mejor a la persona.
  2. Deja que las personas puedan explicar el por qué de su comportamiento antes de juzgarlas.

¿Te has equivocado alguna vez al prejuzgar? ¿Y se han equivocado al prejuzgarte a ti? ¿Por tu vestimenta, por tu aspecto, por tu país de origen, por el idioma que hablabas, por una frase fuera de contexto? La experiencia propia también puede ayudarnos a lograr que nuestra cabeza no vaya tan rápida al formular opiniones y juicios.

Es mucho mejor darle una oportunidad a la realidad.

 

 

 

 

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.