Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 octubre |
El Señor de los Milagros
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Lo quieres tal como es o intentas cambiarlo?

COUPLE

Lightfield Studios - Shutterstock

<b> Acepta la ansiedad como parte del proceso:</b> Es normal que te pongas nervioso o te sientas incómodo a la hora de decir que no, sobre todo al inicio,  pero no sucumbas a este malestar diciendo que sí y tratando de quitarte el problema de encima cuánto antes, porque así solo conseguirás diferir una situación indeseada sin resolverla.

Luz Ivonne Ream - publicado el 22/01/18

Amar significa aceptar al otro con sus virtudes y sus defectos.

Amar es poner en una balanza todo lo bueno y lo no tan bueno de una persona y aceptarla. El amor, ya lo hemos comentado en otras ocasiones, es una decisión consciente: te quiero amar y aceptar con todo lo que eres, con todo el equipaje que traes.


COUPLE

Te puede interesar:
¿Lo tuyo es enamoramiento o amor?

Amar al otro, con lo bueno y lo no tan bueno, implica recorrer un camino que no siempre es de rosas. La convivencia provoca roces en la pareja y suele ser habitual buscar instintivamente corregirlos. Por eso, por respeto al que nos ama, no podemos tener una actitud comodona y conformista con nosotros mismos. Eso de «así soy y que el mundo se aguante» no es bueno para nadie. 

Busquemos pues ser cada día mejores personas. Es la clave de la felicidad.

Para ello, te invito a identificar la motivación que te impulsa al cambio. No es lo mismo querer mejorar en nuestras áreas de oportunidad, educar nuestros defectos de carácter y actitudes poco agradables para ser mejor persona que para ser amado y aceptado.

Son dos fines totalmente distintos. Con el primero queremos cambiar para ser la mejor versión de nosotros mismos y para vivir juntos de manera más armoniosa y agradable. Con el segundo nuestra actitud hacia el cambio está fundamentada en el miedo inconsciente a perder el amor y la aceptación del otro.

En lo personal me cuesta muchísimo vivir el orden. Soy más bien limpiamente desordenada. Yo puedo hacer un tiradero de lo más lindo en menos de 10 minutos, pero recogerlo o volverlo a ordenar me puede llevar 3 días. Por el contrario, mi esposo es el hombre más ordenado, pulcro, meticuloso y controlador que he conocido.

Durante nuestros primeros años de matrimonio mi desorden y su control nos causaron grandes problemas hasta que tocamos fondo. Él dejó de empeñarse en que yo cambiara y cambió la táctica de guerra por una de amor y aceptación.

Él aceptó que yo soy así. Y aún más importante, reflexionó que yo soy mucho más que mis defectos.  Dejó de fijarse tanto en lo que no hacía bien y comenzó a fijarse más en mis virtudes y cualidades que en mis debilidades.

Es verdad, soy desordenada, pero él eligió enfocarse aún más en mis otras bondades y no darle tanta atención a mi desorden. Pudo más su amor por mí que su quererme cambiar. Y no solo eso. Aún hoy cuando ve que tengo desorden, en vez de enojarse o comenzar a sermonearme va y lo ordena. Es decir, valora más mi ser, mi persona, que a lo que hago o dejo de hacer.

Al darme él este ejemplo de amor, yo me sentí impulsada a hacer lo mismo cuando veo que hace algo que a mí me puede molestar. Y digo “puede molestar” porque uno solo es quien decide si algo le va a molestar o no.  De hecho, mi esposo me cuenta que cuando “eligió” que mi desorden no le molestaría sintió haberse quitado de encima una carga muy pesada.

Hay que saber elegir las batallas. A medida que vamos madurando menos importancia le daremos a ciertas cosas.

Si a día de hoy te enfadas al ver abierta la pasta de dientes, reflexiona: ¿De verdad es tan importante? ¿Merece la pena discutir? Te puedo asegurar que llegará el momento en que se te hará más sencillo y te supondrá menos desgastarte cerrar la pasta de dientes cada vez que la veas abierta.

¿Cómo sabes cuando realmente estás amando una persona? Cuando has pasado esa fina línea de no empecinarte por quererle cambiar y simplemente le aceptas tal y como es.

Eso no significa tirar la toalla. Al contrario, con amor y muchísima inteligencia y paciencia podemos ayudar al otro a cambiar. Querrá ser una mejor persona por propio convencimiento y no tanto porque a ti te molesta.

Nadie tiene el poder de cambiar a nadie. Pero lo que sí podemos es, con amor y paciencia, ayudarle a mejorar.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.