Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 24 octubre |
San Antonio María Claret
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

“Con los trasplantados y niños ocurre doble crimen de salud en Venezuela”

CODEVIDA

Twitter Codevida

Carlos Zapata - publicado el 22/01/18

Organizaciones No Gubernamentales se esfuerzan por documentar los casos, convencidos de que pronto habrá forma de resarcir los daños, que en muchas ocasiones implica vidas humanas de adultos mayores e infantes

En el año 2016 estuvieron en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Santiago de Chile, en la 156 audiencia, adonde llevaron cifras sobre la aguda crisis de la salud en Venezuela. Los calificaron de ser una “ONG alarmista, pagada por organismos internacionales con intereses políticos”.

Se trata de Convite, una asociación civil sin fines de lucro fundada en febrero del año 2006, cuyo equipo de especialistas elabora detallado monitoreo de la disponibilidad de medicamentos en la nación sudamericana. La entonces ministra de la Salud, Luisana Melo, los escuchó esa vez, aunque restó importancia a sus denuncias. Poco después era retirada de su cargo por el mismo Nicolás Maduro, tras publicar boletines que daban cuenta de la grave situación del país.

En conversación exclusiva con Aleteia, el activista y director general de la institución, Luis Francisco Cabezas, dijo que hoy “el tiempo, las evidencias y el peso de las circunstancias” les han dado la razón: “Sufrimos una total escasez de medicinas”.

En 2017 estuvieron en audiencia en Montevideo. “Nuevamente volvimos a expresar nuestras cifras. Nuestros informes los estamos enviando también a todas las sedes consulares en Venezuela, así como al Alto Comisionado de Derechos Humanos (de Naciones Unidas). Y acabamos de solicitar audiencia para la Comisión de Derechos Humanos, de febrero 2018 en Bogotá, donde vamos a plantear la situación de los adultos mayores en Venezuela, y no es solamente el tema de las pensiones, sino también la escasez de medicamentos”.

Sostiene Cabezas que el interés fundamental de la institución es documentar lo que ocurre, “porque en algún momento debe haber justicia. Nuestro interés como organización de Derechos Humanos es reivindicar el derecho a la salud de todos los venezolanos, pero a la vez resarcir el daño ocasionado: miles ya fallecieron, pero sus familias merecen ser resarcidas; otras están padeciendo y necesitamos urgentemente sean atendidos. Por eso hemos acudido a todas las instancias, para que se le dé apertura a la cooperación humanitaria”.

Lamentó la “consolidación de un ‘mercado negro’ de productos que son sacados de la red pública por personas que están en ella y que son comercializados a muy alto costo”. Sostuvo que existe un “monopolio del gobierno”, en el caso de algunos tratamientos, entre los cuales citó los de la malaria y los retrovirales para mantener a raya el VIH-SIDA. Recordó al respecto que es el Estado el que importa y distribuye, pues “no se encuentran en farmacias ni establecimientos”.

También se refirió a la odisea de miles de pacientes trasplantados en el país, quienes “sufren un doble crimen, porque esa gente que padeció tanto para encontrar un riñón, lo pierde y con esa pérdida se le va también la vida, simplemente por no hallar una medicina que pudo haberle salvado”.

Al respecto, dijo que “se evidencia la inacción por parte del Estado, porque lejos de atacar un problema que es público y notorio, no ha habido respuesta para este desabastecimiento de medicinas”.

Los casos pasaron de unos cuantos a decenas y de allí a cientos. Todos con nombre y apellido. Algunos más impactantes que otros. Se mostró visiblemente afectado al recordar el de una señora que “en la mañana declaró y en la noche murió”. ¡Su rostro no se me olvida!, dijo, tras reiterar que “esas son personas que pudieron haber durado: dos, tres, cuatro, cinco, seis años para conseguir un órgano… y terminan muriendo por no conseguir una pastilla”.

El número de afectados “por no tener inmunosupresores” es cada vez mayor. “Lo más grave y triste de esas muertes, dijo, es que son muertes altamente prevenibles. Son muertes que pudieron haberse evitado. En todo caso, cada muerte es lamentable”.

También se pronunció respecto a los pacientes oncológicos: gente con cáncer muy avanzado. Dijo en este sentido que aunque “hay enfermedades irreversibles, la responsabilidad del Estado es hacer su máximo esfuerzo para que si al menos esa persona tiene un cáncer terminal, no sufra. Actualmente quienes tienen cáncer terminal están sufriendo por no tener, por ejemplo, morfina. El dolor no te lo calma otra cosa. Si no hay morfina, la gente sufre. Muere sufriendo. ¡Nadie merece morir de esa manera!”.

Casos especiales

Actualmente llevan adelante un proceso de documentación de casos especiales. De 11 de ellos, “6 son niños que fallecieron en contexto de inacción o de negligencia por parte del Estado”. Admite que “llevar la estadística es complicado porque tú te guías por la ‘causa de muerte’ y un acta de defunción no te va a decir: murió por falta de medicinas. El acta de defunción dirá: por colapso, falla renal, etc., pero no dirá que ese niño tenía un mes sin tomar su medicamento. Ella no habla por sí sola. Hay que hacer complejos análisis y seguimientos, claramente documentados”.

Con respecto a las perspectivas para 2018, dijo que ya a finales de 2017 muchos laboratorios cerraron. “Lo hicieron en diciembre para no volver a abrir. Están desmontando su infraestructura. Otros no abrirán hasta que no tengan claro el panorama, incluida la asignación de divisas por parte del gobierno. Se acumulan las piedras de tranca para la industria farmacéutica”.

“La actual respuesta del gobierno de Maduro es una línea telefónica, un 0800 (gratuita) para ubicar medicinas. El problema es que tú no puedes distribuir lo que no tienes. Sería bueno si tú llamaras y te dijeran: ¡lo hay! Pero de 10 medicamentos que solicitas, en 9 casos te dicen que no hay”, alertó.

Estima Cabezas que la respuesta “debería ser sentarse con la industria farmacéutica nacional y cerrar la deuda que hay, sincerar los precios de las medicinas y buscar mecanismos para evitar su contrabando”. De momento, continúan los esfuerzos por documentar, convencidos de que tarde o temprano, “¡Dios hará justicia!”.

Tags:
hospitalniñosvenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
5
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.