Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El indígena que sobrevivió a ocho disparos y emocionó a Francisco

Captura Vatican Media
Comparte

Fue herido durante un enfrentamiento entre nativos y la Policía

Su nombre es Santiago Manuin, un líder del pueblo originario amazónico Awaján en la localidad de Puerto Maldonado, lugar que este viernes visitó el papa Francisco.

En el año 2009, en una zona conocida como la “Curva del diablo”, en Bagua, fue herido de ocho disparos de bala durante un enfrentamiento entre comunidades nativas y la Policía, reproduce la prensa peruana. Precisamente, Manuin, estaba en el lugar en el recordado episodio durante el segundo gobierno de Alan García  -una situación que afectaba los intereses de los pueblos amazónicos- , pero no fue baleado por enfrentar a la Policía, sino que fue gravemente herido cuando se paró en medio de los policías tratando de pedir calma.

A este hombre, ferviente defensor de los derechos humanos y lleno de vitalidad, las heridas lo dejaron postrado en una silla de ruedas y se ha transformado en símbolo de la custodia de los pueblos amazónicos. En ese sentido, Manuin también se ha transformado en miembro fundador del Centro Social Jesuita SAIPE y en 2014  distinguido con el Premio Nacional de Derechos Humanos.

Este viernes, este hombre, visiblemente emocionado, tuvo la posibilidad de encontrarse con el papa Francisco, a quien le entregó una tawa, una especie de corona de plumas, entre otros elementos tradicionales.

En ese mismo instante, el hombre tuvo la posibilidad de intercambiar algunas palabras con el Papa y éste lo escuchó con suma atención y emoción.

 

Minutos antes, Francisco había emitido unas fuertes palabras con respecto a la dignidad de los pueblos originarios y las personas de la Amazonia, quienes por muchos años se han visto vulnerados en sus derechos.

 He deseado mucho este encuentro, gracias por vuestra presencia y por ayudarme a ver más de cerca, en vuestros rostros, el reflejo de esta tierra”, expresó el Papa Francisco al inicio de su discurso.

En referencia a la problemática que viven los pobladores de los pueblos originarios y su diaria defensa por la preservación de su habitad y culturas ancestrales preciso que: “Hemos de romper con el paradigma histórico que considera la Amazonia como una despensa inagotable de los Estados sin tener en cuenta a sus habitantes”.

La elección de Puerto Maldonado como una de las sedes a visitar en el Perú no es casualidad. La preocupación del máximo líder de la Iglesia Católica por la problemática social en esta zona alejada del país, agravada por delitos como la trata de personas, el trabajo forzoso y la minería ilegal, lo llevarán a llamar la atención del mundo entero sobre estos temas. Su presencia en Puerto Maldonado buscará ayudarnos a tomar conciencia de estas problemáticas que afectan a tantos peruanos.

“ (…)Existe otra devastación de la vida que viene acarreada con esta contaminación ambiental propiciada por la minería ilegal. Me refiero a la trata de personas: la mano de obra esclava o el abuso sexual. La violencia contra las adolescentes y contra las mujeres es un clamor que llega al cielo”, expresó entre otras coas el Pontífice.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.