Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco manifestó en Chile su dolor por los abusos sexuales del clero

Comparte

El pontífice se comprometió a que no vuelvan a suceder más abusos, en referencia al doloroso caso Karadima

El papa Francisco mostró su enorme “dolor y vergüenza” por los abusos cometidos por miembros del clero. Lo hizo durante su primer discurso oficial en Chile, en la ceremonia de bienvenida en el Palacio de la Moneda ante la presidente saliente del país, Michelle Bachelet.

El Pontífice habló en nombre de los obispos del país, asegurando su cercanía a las víctimas, y mostrando su voluntad firme de que este tipo de casos no vuelvan a producirse.

Esta mención fue la única aplaudida espontáneamente en su discurso, un reconocimiento y descargo esperado por cuanto que el caso de Fernando Karadima, actualmente suspendido a divinis por la Santa Sede, ha provocado gran controversia en el país andino.

“Aquí, no puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia”, manifestó.

Así, Francisco se pone de frente al malestar de una parte de la sociedad chilena por los silencios de la jerárquica católica antes los abusos sexuales a niños cometidos por sacerdotes y religiosos.

Quiero unirme a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas. Al mismo tiempo que nos empeñamos para que no se vuelva a repetir”, agregó.

Aprender a escuchar 

El Obispo de Roma pidió al país capacidad de escucha “en esta nación donde su pluralidad étnica, cultural e histórica exige ser custodiada de todo intento de parcialización o supremacía”.

“Es preciso escuchar: escuchar a los parados, que no pueden sustentar el presente y menos el futuro de sus familias; a los pueblos originarios, frecuentemente olvidados y cuyos derechos necesitan ser atendidos y su cultura cuidada, para que no se pierda parte de la identidad y riqueza de esta nación”.

“Escuchar a los migrantes, que llaman a las puertas de este país en busca de mejora y, a su vez, con la fuerza y la esperanza de querer construir un futuro mejor para todos”.

Francisco exhortó a escuchar a los jóvenes, “en su afán de tener más oportunidades, especialmente en el plano educativo y, así, sentirse protagonistas del Chile que sueñan, protegiéndolos activamente del flagelo de la droga que les cobra lo mejor de sus vidas”.

Insistió “en escuchar a los ancianos, con su sabiduría tan necesaria y su fragilidad a cuestas. No los podemos abandonar”.

“Escuchar a los niños, que se asoman al mundo con sus ojos llenos de asombro e inocencia y esperan de nosotros respuestas reales para un futuro de dignidad”.

De ahí sus palabras de dolor y vergüenza por los representantes de la Iglesia que han abusado de menores.

La presidente reconoce el papel de la Iglesia 

“Su visita nos hace bien…usted trae palabras sabías”, dijo la presidente Michelle Bachelet que ha tenido un discurso delante del Papa para indicar los nuevos desafíos para el país.

La presidenta también recordó el papel heroico de los miembros de la Iglesia católica durante los momentos más oscuros de la dictadura militar y el aporte actual a la sociedad. 

Recordó la visita de 1986 de Juan Pablo durante el régimen de Augusto Pinochet. “Chile es un país distinto, con más democracia y libertades, viendo a los ciudadanos como personas y no como consumidores – como usted nos enseña”.

Bachelet también habló de la deuda pendiente con la comunidad originaria Mapuche y de la pobreza de algunos de los sectores de la sociedad.

Al final de la ceremonia la presidenta acompañó al Papa al Salón Azul para un encuentro privado que duró 30 minutos.

Con tapete rojo,  banda musical y guardia de honor, el Papa ha sido acogido por la presidenta, Bachelet Jeria, que dejará el mandato en marzo cuando la sucederá el presidente electo Sebastián Piñera. Asimismo, Francisco saludó brevemente a Piñera en su discurso.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.