Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa: “Está muy bien no hacer el mal, pero está muy mal no hacer el bien”  

Pablo PORCIUNCULA BRUNE / AFP
Comparte

En su primera homilía en el país, Francisco instó a los chilenos a sembrar la paz a golpe de proximidad

El papa Francisco invitó a trabajar por la paz y citó las palabras del santo chileno Alberto Hurtado, este martes 16 de enero de 2018, en el Parque O’Higgins.

“El trabajador de la paz sabe que no alcanza con decir: no le hago mal a nadie, ya que como decía san Alberto Hurtado: Está muy bien no hacer el mal, pero está muy mal no hacer el bien”.

El Pontífice presidió la “Misa por la Paz y la Justicia” y destacó el valor del pueblo chileno para levantarse ante las tragedias naturales y el paso de la historia.

Francisco instó a los chilenos a ¡sembrar la paz a golpe de proximidad, de vecindad! “A golpe de salir de casa y mirar rostros, de ir al encuentro de aquel que lo está pasando mal”, manifestó.

“El trabajador de la paz sabe que muchas veces es necesario vencer grandes o sutiles mezquindades y ambiciones, que nacen de pretender crecer y «darse un nombre», de tener prestigio a costa de otros”.

El papa Francisco, que ha pedido perdón por los abusos sexuales del clero en Chile en su primer discurso en el palacio de La Moneda, se trasladó en auto al Parque O’Higgins e invitó a los chilenos a buscar la felicidad que “no llega con un «clic», en un abrir y cerrar de ojos”. 

“Construir la paz es un proceso que nos convoca y estimula nuestra creatividad para gestar relaciones capaces de ver en mi vecino no a un extraño, a un desconocido, sino a un hijo de esta tierra”.

Alrededor de 400 mil feligreses lo esperaron para participar en la Misa, según cálculos extraoficiales.

En la homilía, el Papa se ha centrado en el Evangelio sobre las Bienaventuranzas (Mt 5, 1-12). “Las bienaventuranzas no nacen de actitudes criticonas ni de la «palabrería barata»”, destacó.

“Felices aquellos que se esfuerzan por no sembrar división. De esta manera, la bienaventuranza nos hace artífices de paz; nos invita a comprometernos para que el espíritu de la reconciliación gane espacio entre nosotros”.

¿Quieres dicha? ¿Quieres felicidad? Felices los que trabajan para que otros puedan tener una vida dichosa. ¿Quieres paz?, trabaja por la paz”.  

A su llegada, después de una vuelta en papamóvil entre los fieles, el Papa celebró su primera misa en el país andino y durante la celebración también se realizó la coronación de la imagen de la beata Virgen María del Carmelo.

Después de la bendición final, Francisco volverá en auto a la Nunciatura Apostólica.

El Pontífice además se reunirá con personas privadas de la libertad del Centro Penitenciario Femenino, en su primera visita a una cárcel femenina.

Esta tarde, el papa Bergoglio irá a la Catedral donde tendrá un encuentro con los obispos chilenos y cerrará su día en el Santuario del Padre Alberto Hurtado.

La misa del Papa latinoamericano sobre la bienaventuranzas se relaciona con su predecesor. “El amor es más fuerte”, fue el mensaje del papa Juan Pablo II en su primer misa hace 30 años en Chile.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.