Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La Dieta MIND potencia el cerebro y previene el Alzheimer

FOOD
Rosshelen - Shutterstock
Comparte

La dieta MIND no es una más del montón, o de las que podemos encontrar en cualquier revista o web.dash

Es una dieta desarrollada por científicos del Rush University Medical Center en Chicago (Estados Unidos) y de la Harvard T.H. Chan School of Public Health para mejorar la salud del cerebro.

A pesar de que la dieta mediterránea y la Dash (Enfoques Dietéticos para Frenar la Hipertensión)  también mejoran la función cognitiva y son similares, difieren en varios aspectos ya que fueron diseñadas con otro propósito.

Las siglas MIND en inglés responden a Mediterranean-DASH Intervention for Neurodegenerative Delay, es decir Intervención Mediterránea-DASH para el retraso NeuroDegenerativo.

Estos investigadores demostraron que las personas que siguieron la dieta MIND redujeron su riesgo de enfermedad de Alzheimer en un 54% aunque todavía se requieren más estudios para conocer en profundidad estos resultados. De todas maneras estamos ante un muy buen comienzo, ya que demuestra que la alimentación puede tener un alto impacto en el desarrollo de enfermedades como el Alzheimer, en este caso.

Alimentos incluidos en la dieta MIND

  • Vegetales de hoja verde (como espinacas y ensalada verde), al menos seis porciones a la semana.
  • Otras hortalizas, por lo menos una al día.
  • Frutos secos, cinco porciones a la semana.
  • Bayas, dos o más porciones a la semana.
  • Frijoles, al menos tres porciones a la semana.
  • Cereales integrales, tres o más porciones al día.
  • Pescado, una vez a la semana.
  • Pollo o pavo, dos veces a la semana.
  • Aceite de oliva extra virgen.
  • Vino, un vaso al día (en personas que presentan hipertensión o alguna patología no es recomendable).

Algunos de los principales nutrientes que encontramos en esta dieta son la vitamina E, vitamina B12 y ácidos grasos omega 3.

  • La vitamina E es un poderoso antioxidante, imprescindible para el cerebro por su gran actividad metabólica. El cerebro consume mucha energía y genera un alto nivel de moléculas de radicales libres. Esta vitamina los ataca y proteger al cerebro de lesiones. La encontramos en aceites, nueces, semillas, granos enteros y vegetales de hojas verdes. Reduce el riesgo de demencia y del Alzheimer.
  • La vitamina B12 es fundamental. Su carencia puede generar problemas de confusión y memoria. Es siempre recomendable a mediana edad realizar un control de los niveles de esta vitamina con su médico de cabecera, ya que el paso de los años afecta a los ácidos del estómago, que son los que facilitan una correcta absorción de la vitamina B12. La encontramos en productos de origen animal, como carne, huevos, queso y pescado. Es esencial para mantener el funcionamiento normal del sistema nervioso, mejora el estado de ánimo, previene la pérdida de memoria y reduce el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas.
  • Los ácidos grasos omega-3 son muy importantes para el cerebro pues es el órgano que tiene mayores niveles de Omega 3 del cuerpo. Especialmente el DHA (acido docoxohexaenoico), es el que se encuentra muy concentrado en el cerebro, es el que se incorpora en las membranas celulares y tiene una función en la transmisión de señales entre las células. Los encontramos en los aceites de pescado y en las nueces. iesgo de desarrollo de demencia relacionada con el aumento de la edad y el deterioro cognitivo.

Alimentos a evitar

FOOD
Oleksandra Naumenko - Shutterstock
  • Carne roja, menos de cuatro porciones a la semana.
  • Mantequilla y margarina, menos de una cucharada diaria.
  • Queso, menos de una porción por semana.
  • Pastas y dulces, menos de cinco porciones a la semana.
  • Alimentos fritos o comida rápida, menos de una porción por semana.

Sabemos que una consecuencia normal del envejecimiento es la disminución de la función cognitiva y de la memoria, pero también diferentes estudios están dando a conocer que la alimentación juega un papel importante además de otros factores.

También que una dieta pobre puede aumentar el riesgo de desarrollar hipertensión, enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes, lo que puede acabar comprometiendo la función cognitiva de la persona.

Por lo tanto, llevar una alimentación sana, incluyendo aunque sea algunos de los alimentos de esta dieta, podrá beneficiar a nuestro cerebro.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.