¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Una abuela sorprende a sus nietos desde Venezuela: ¡Los saluda por internet el Día de Reyes!

@GuardianCatolic
Comparte

Tres jóvenes venezolanos, inmigrantes en Argentina, reciben la grata sorpresa de su abuela que los saludó en el Día de Reyes por Internet

Su nombre es Auristela María Ortega, pero le gusta que la llamen “Itica”. El próximo 10 de enero cumplirá 95 años de vida, sin embargo, la cantidad de años se esconden en una personalidad fuerte, activa, cordial y ahora dispuesta a enfrentar los retos del Internet. El Día de Reyes de 2018 sorprendió a sus nietos en Argentina: por primera vez habló con ellos por Skype luego que éstos salieran de Venezuela en busca de un futuro mejor.

Como toda creyente cristiana que se precie, lo primero que “Itica” hizo al ver a María Gabriela y a Luis Guillermo Hartt, reflejados en la pantalla del computador, fue echarles la bendición, incluso, les hizo la señal de la Cruz, como se acostumbra en muchos pueblos venezolanos. “¡Dios me los bendiga mis hijos! ¡Que bellos se ven! Hace tiempo que quiero saludarlos. Al fin los veo. Gracias a Dios”, les dijo la anciana.

Parecía que la fortaleza física y espiritual de esta mujer no la iban a estremecer. No ocurrió así. Los sentimientos de “Itica” salieron a flote, al ver que con sus nietos estaba Álvaro José Pérez Jiménez, el novio de María Gabriela, a quien ella quiere como si también fuera un miembro de su familia de sangre. “¡Dios te bendiga mi niño!”, expresó con la voz ya estremecida y asomando entre sus ojos un río de vida y felicidad.

Auristela estaba acompañada de Edith Jiménez y Nancy Sánchez, las madres de los jóvenes profesionales que emigraron hacia el país del extremo sur: Luis Guillermo viajó hace un año; María Gabriela y Álvaro José, hace ocho meses. “Este es el mejor regalo del Día de los Reyes que podemos compartir: saludarnos y conversar aunque sea de esta manera”, les decía “Itica”, sosteniendo un micrófono y sin quitar la vista del ordenador.

“Antes no era así. Mucha gente se iba de su país y con los años era que se podía tener noticias porque enviaban fotos, cartas o telegramas”, habló posteriormente, contenta ante la posibilidad brindada por la videoconferencia que ocupa parte de esta nota.

Auristela nació en la Isla de Margarita (estado Nueva Esparta) en los tiempos de Juan Vicente Gómez, quien mandó con mano fuerte en Venezuela desde 1908 hasta el 17 de diciembre de 1935, y de quien en la conversación recordó parte de su gobierno, “pues yo tenía doce años cuando falleció” el dictador de origen andino.

Comentó que todavía joven se mudó para Caracas donde trabajó como enfermera en la Maternidad “Concepción Palacios” y en la Escuela de Policía. En sus manos había tenido la responsabilidad de traer al mundo a cientos de venezolanos tanto en la “La Isla” como en la capital venezolana. “Yo era una matrona y siempre me buscaban para ayudar a parir a las mujeres”, refería con lucidez y con acento del oriente venezolano.

Mi abuela estaba emocionada

María Gabriela confirmó que ciertamente era la primera vez que hablaban por este medio con su abuela. “Notamos que estaba muy emocionada, y la verdad que nos alegró mucho al verla. Ojalá pudiéramos hablar más frecuentemente con ella, pero por la situación nuestra y de la que se vive en Venezuela, es un poco difícil”, dijo la joven.

Indicó que durante la conversación a través del Skype, “Itica nos decía que siempre rezaba por nosotros y que a Dios siempre lo tenía presente para que nos cuide en esta experiencia laboral fuera de Venezuela”. “Estamos muy contentos de verla. Nos dio un poco de nostalgia que se les aguaran los ojos porque realmente nos hace mucha falta”.

La abuela “Itica” es como la segunda madre de estos jóvenes que fueron sorprendidos en este Día de Reyes, algo que tal vez pensaron no iba a ocurrir, sin embargo, el arrojo y la disposición de la anciana mujer para usar las nuevas tecnologías y las redes sociales, facilitó esta posibilidad de intercambiar saludos y cariños en una fecha tan especial.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.