Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Es lo mismo autoconfianza que autoestima?

CLIMBING
Comparte

Confía en ti. Así podrás conseguir tus sueños.

Autoestima y autoconfianza son dos términos que van muy de la mano. Sin embargo, existen algunas diferencias entre los dos. Mientras que la autoestima se mide en qué tanto te valoras a ti mismo, la autoconfianza determina qué tanto crees en ti. 

La autoestima viene de la autovaloración que hacemos de nosotros mismos: imagen propia, aceptación y amor a uno mismo, pensar que tengo valía. Y, por cierto, no tenemos la misma autoestima en todos los ambientes.

En el ambiente familiar, por poner un ejemplo, podemos tenerla baja, porque además es uno de los ambientes que influyen directamente sobre nuestra autoestima. En cambio en el laboral, podemos sentirnos por el contrario muy valorados, ya que nos sentimos grandes profesionales.

No tengo por qué demostrar mi valía

La autoestima va más con el verbo “ser”Sí, creo que soy valioso, pero no puedo —y sobre todo, no tengo por qué— demostrar mi valía, la valía es algo más intrínseco, más esencial. El mero hecho de que exista me hace sentir valioso. Es la raíz de mi ser, de mi por qué en el mundo. 

La autoconfianza tiene que ver con nuestras capacidades, con aquello que conseguimos “hacer”. Aquí está más el aspecto de habilidad, de realizar determinadas acciones. Confío o creo en mí para hacer o conseguir esto o lo otro. La autoestima, en cambio, no tiene que ver tanto con qué hago bien o mal o qué sé o no sé hacer, sino con cómo soy o me siento conmigo mismo.

La autoconfianza en cambio necesita que se le demuestre que podemos y la única forma de demostrarlo es ponernos en marcha y con ejemplos claros y directos ir demostrándonos a nosotros mismos que podemos, que somos capaces. Si veo que puedo, me lo acabaré creyendo.

Creer en nosotros

La autoconfianza se da cuando logramos algo que nuestra mente creía posible. Es la capacidad de actuar hacia un objetivo y conquistarlo creyendo en nosotros. Es saber que hay miedos por enfrentar, pero no tener miedo a esos miedos.

En resumen, la autoconfianza es creer en ti y en tus capacidades. Uno de los pilares de la autoconfianza es por tanto la creencia: creo que puedo, creo que sé y mi creencia es sincera, no es inventada ni forzada.

La autoconfianza se basa en 3 aspectos: sinceridad (con uno mismo y/o con los demás), competencia (sé cómo hacerlo) y credibilidad (que los demás crean que tengo capacidad y autoridad, pero sobre todo que yo me lo crea).

En conclusión, la verdadera autoestima surge cuando primero he aprendido a confiar en mí, es decir que no existe autoestima sin autoconfianza. Debo primero reafirmar y conocer mis capacidades para poderlas valorar y nunca más rebajarme por algo que no merezco.

Recuerda que todo lo que existe es porque alguien un día lo soñó y los que conquistaron esos sueños fueron quienes confiaron en sí mismos y tuvieron el valor de reafirmar su autoestima. Cada vez que conquistamos un logro, ganamos una nueva habilidad y generamos mayor confianza en nosotros mismos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.