Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa: ¿Regalo de Reyes? ¿Que tal dar tiempo a una persona difícil?

TIZIANA FABI / AFP
Pope Francis arrives to celebrate the Epiphany Mass at St Peter's Basilica at the Vatican on January 6, 2018. / AFP PHOTO / TIZIANA FABI
Comparte

Antes de la homilía del Papa, como es tradición, se anunció que la Pascua será festejada este año el 1 abril

El papa Francisco ha pedido hacer “el bien sin cálculos, incluso cuando nadie nos lo pide, incluso cuando no ganamos nada con ello, incluso cuando no nos gusta”.

Lo dijo en la Misa por la Solemnidad de la Epifanía del Señor en la basílica de San Pedro este sábado en la mañana, 6 de enero de 2018.

Cuidar a un enfermo, dedicarle tiempo a una persona difícil, ayudar a alguien que no nos resulta interesante, ofrecer el perdón a quien nos ha ofendido”, añadió. 

“Para encontrar a Jesús debemos dejar el miedo a involucrarnos, la satisfacción de sentirse ya al final, la pereza de no pedir ya nada a la vida”, sostuvo el Obispo de Roma durante la homilía de hoy en la fiesta de la Epifanía que tiene como protagonistas a los Reyes Magos. 

Francisco dio inicio a la Eucaristía al dirigirse en procesión hasta el altar mayor de la basílica vaticana para hacer reverencia a la representación de la Virgen María que tiene en brazo el Niño Jesús.

Sucesivamente pronunció ante los fieles presentes una homilía en la que se centró en las acciones realizadas por los Reyes Magos.  Ellos ven la estrella de Jesús, caminan y ofrecen regalos…no se quedan parados como Herodes en su palacio, temeroso de perder el poder.

Pensar hoy en un don gratuito…

El Papa instó a los fieles a ofrecer algo a los hermanos más pequeños, a “aquellos que no tienen nada para dar a cambio, como el necesitado, el que pasa hambre, el forastero, el que está en la cárcel, el pobre”.

“Son dones gratuitos – prosiguió -, no pueden faltar en la vida cristiana. De lo contrario, nos recuerda Jesús, si amamos a los que nos aman, hacemos como los paganos”.

“Miremos nuestras manos, a menudo vacías de amor, y tratemos de pensar hoy en un don gratuito, sin nada a cambio, que podamos ofrecer. Será agradable al Señor. Y pidámosle a él: «Señor, haz que descubra de nuevo la alegría de dar”.

Ver la estrella 

“Los Reyes Magos no se conformaron con ir tirando, con vivir al día. Entendieron que, para vivir realmente, se necesita una meta alta y por eso hay que mirar hacia arriba”, dijo.

Indicó que la estrella de “Jesús no ciega, no aturde, sino que invita suavemente”. ¿Qué estrella seguimos en la vida?. “Hay estrellas deslumbrantes” que desorientan. Esto es “lo que sucede con el éxito, el dinero, la carrera, los honores, los placeres buscados como finalidad en la vida”.

En la homilía, señaló que hay “meteoritos: brillan un momento, pero pronto se estrellan y su brillo se desvanece”. Se refirió a las cosas que en la vida “en vez de orientar, despistan”.

En cambio, aseguró “la estrella del Señor no siempre es deslumbrante, pero está siempre presente: te lleva de la mano en la vida, te acompaña”. No promete recompensas materiales, pero garantiza la paz y da, como a los Magos, una «inmensa alegría» (Mt 2,10).

Caminar no quedarse en la comodidad mundana 

Francisco explicó que la estrella de Jesús “nos pide, sin embargo, que caminemos” también para encontrarnos a nosotros mismos. Así, indicó que nada de “vidas tranquilas”, hay que “arriesgar”, no quedarse quieto; “avanzar”.

“Su estrella, de hecho, requiere … que nos liberemos del peso inútil y de la fastuosidad gravosa, que son un estorbo, y que aceptemos los imprevistos”.

“Jesús es exigente: a quien lo busca, le propone que deje el sillón de las comodidades mundanas y el calor agradable de sus estufas”. “Seguir a Jesús no es como un protocolo de cortesía que hay que respetar, sino un éxodo”.

Asimismo, para encontrar a Jesús “debemos dejar el miedo a involucrarnos, la satisfacción de sentirse ya al final, la pereza de no pedir ya nada a la vida”, manifestó.

“Pero – continuó – vale inmensamente la pena, porque encontrando a ese Niño, descubriendo su ternura y su amor, nos encontramos a nosotros mismos”.

Francisco advirtió que ponerse en camino no es fácil. Y muestra a los personajes del Evangelio. “Está Herodes, turbado por el temor” de perder el poder. Por eso “organiza reuniones y envía a otros a que se informen; pero él no se mueve, está encerrado en su palacio”.

Incluso «toda Jerusalén» (v. 3) tiene miedo: miedo a la novedad de Dios. Prefiere que todo permanezca como antes y nadie tiene el valor de ir.

Por otro lado, “los Magos, sin embargo, hablan poco y caminan mucho. Aunque desconocen las verdades de la fe, están ansiosos y en camino”: siempre en movimiento.

Ofrecer

El Obispo de Roma ha recomendado de realizar un dono gratuito a quien no lo puede devolver como lo hicieron los Reyes Magos con Jesús y pensar a un regaló querido por el Niño Dios.

Cuando los Magos llegan al lugar donde está Jesús, después del largo viaje, hacen como él: dan. Jesús está allí para ofrecer la vida, ellos ofrecen sus valiosos bienes: oro, incienso y mirra”.

“El Evangelio se realiza cuando el camino de la vida llega al don. Dar gratuitamente, por el Señor, sin esperar nada a cambio: esta es la señal segura de que se ha encontrado a Jesús, que dice: «Gratis habéis recibido, dad gratis» (Mt 10,8)”.

Pascua 2018

Antes de la homilía del Papa, como es tradición, se anunció que la Pascua será festejada este año el 1 abril, fiesta de la resurrección de Jesús. El 14 de febrero será el día de las cenizas, el inicio del ayuno y de la cuaresma.

El viernes a la víspera de la fiesta de la Epifanía, el Pontífice visitó a 120 niños enfermos que se encuentran hospitalizados en el ‘hospital del Papa’, el Bambino Gesú de Palidoro. Allí abrazó a los padres de los infantes que pasan momentos difíciles y fatigosos.

El año pasado, el papa había querido tener un gesto de solidaridad con los más pobres y unos 300 sintecho pudieron disfrutar de un tentempié ofrecido por la Limosnería Apostólica vaticana.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.