Aleteia

¡Qué tan importante es la ternura entre hombre y mujer!

Pexels | CC0
Comparte
Comenta

La falta de ternura es el drama hoy de tantas familias. Es el origen de tantas crisis matrimoniales

El amor de Dios hace posible que el amor entre los esposos sea más hondo. Miro a José y a María. Miro su complicidad, su intimidad sagrada, sus silencios, sus palabras. Imagino sus gestos y sus miradas.

Comenta el Papa Francisco en su exhortación Amoris Laetitia: El amor de amistad unifica todos los aspectos de la vida matrimonial, y ayuda a los miembros de la familia a seguir adelante en todas las etapas. Por eso, los gestos que expresan ese amor deben ser constantemente cultivados, sin mezquindad, llenos de palabras generosas.

Gestos de amor que unen. Un corazón capaz de perdonar y reconciliarse. ¡Qué importante es aprender a pedir perdón y perdonar en familia! ¡Qué necesario saber agradecer siempre por todo lo que tenemos y recibimos! Estos gestos concretos de amor forman parte de la rutina familiar.

A veces los móviles, la televisión, las redes sociales rompen la posibilidad de cultivar un diálogo profundo y sencillo. Se convierten en una barrera que impide el encuentro profundo entre los esposos y con los hijos. Es necesario dejar de lado todo lo que sea un obstáculo para el diálogo.

Una persona, mirando un día el típico Belén familiar en el que José y María aparecen separados con el Niño en medio, escribió lo siguiente: Ven, ¿por qué nos dibujan lejos en el Belén? Ven, abrázame, eres mi refugio y mi hogar, José. Ven, acércate, toma mi mano que sostiene a Dios. Ven, toma al niño, vamos a llenarlo de ternura los dos. En el camino me cuidaste, mirándome sin parar. Cada noche me dormía bajo tus ojos de paz. Tu ternura me sostuvo cuando me sentí perdida. Quiero vivir siempre a tu lado en mi vida.

Pensaba en el amor que se tienen José y María. Pensaba también en su vida conyugal. A veces los hijos pueden alejar a los esposos. Desaparece la ternura entre ellos volcada ahora en sus hijos.

El centro es el hijo, es verdad. Pero si se descuida el amor al cónyuge todos pierden. Pierden los hijos que no tocan el amor que se tienen sus padres. Pierden ellos mismos cuando se van separando suavemente, sin tensiones, pero están cada vez más lejos en sus corazones.

¡Qué necesario cuidar esa ternura de esposos! Si no digo nunca te quiero en mi vida familia. Si no lo expreso con gestos. Si no le digo te quiero a mis padres, a mis hijos. Si no digo lo que siento. Con el tiempo, de forma inexorable, la distancia entre corazón y corazón será cada vez más grande. Es el drama hoy de tantas familias. Es el origen de tantas crisis matrimoniales.

Hoy escucho: Como elegidos de Dios, santos y amados, vestíos de la misericordia entrañable, bondad, humildad, dulzura, comprensión. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada.

La renuncia por amor. El diálogo profundo como intercambio de corazones. La capacidad de construir ambientes de paz donde crecer y echar raíces hondas. Ese don de Dios que me permite perdonar las ofensas y las heridas y volver a empezar.

Esa capacidad para admirarme de lo bueno que tiene aquel con el que comparto mi vida. Esa habilidad para sacar lo mejor de la persona a la que amo con cariño, con delicadeza, con respeto. Esa lucha constante por expresar de forma sencilla mis afectos más profundos.

Para que una casa se convierta en hogar es necesario invertir mucho tiempo. Hace falta calidad de tiempo y mucho amor. Un amor verdadero. Mucha ilusión. Mucha alegría. Y que Dios esté presente en todo lo que hacemos.

Comenta el Papa Francisco en la exhortación Amoris Laetitia: En el tesoro del corazón de María están también todos los acontecimientos de cada una de nuestras familias, que ella conserva cuidadosamente. Como los magos, las familias son invitadas a contemplar al Niño y a la Madre, a postrarse y a adorarlo. Como María, son exhortadas a vivir con coraje y serenidad sus desafíos familiares, tristes y entusiasmantes, y a custodiar y meditar en el corazón las maravillas de Dios. La familia está llamada a compartir la oración cotidiana, la lectura de la Palabra de Dios y la comunión eucarística para hacer crecer el amor y convertirse cada vez más en templo donde habita el Espíritu.

Es necesario aprender a adorar a Jesús como familia. La oración en común es algo sagrado. Es importante tener un lugar sagrado en casa donde rezar juntos. ¡Cuánto bien hace compartir la vida delante de Dios! Agradecer por el paso de Dios en mi vida al final del día.

Muchas veces por pudor no rezo en alto, no comparto. Y se pierde ese enriquecimiento mutuo. Ante Dios es importante poner toda la vida en sus manos. Para que Él la bendiga y la cuide. 

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día