¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

¿Conoces la dieta de la Biblia?

FIGS
Comparte

Este año se puso de moda una basada en el profeta Daniel....

La dieta más popular entre todas las del 2017 en los EEUU fue una muy particular, llamada “The Daniel’s plan” (El programa de Daniel) basada en la abstinencia de comida del profeta Daniel en el Antiguo Testamento.

Cuando el profeta y sus compañeros fueron tomados prisioneros por los ejércitos de Nabucodonosor, prefirieron hacer una abstinencia de purificación comiendo solo legumbres y bebiendo solo agua antes de comer el vino y la comida que les ofrecía el rey.

“Te ruego que pongas a prueba a tus siervos por diez días, y que nos den legumbres para comer y agua para beber. Que se compare después nuestra apariencia en tu presencia con la apariencia de los jóvenes que comen los manjares del rey, y haz con tus siervos según lo que veas. Los escuchó, pues, en esto y los puso a prueba por diez días. Al cabo de los diez días su aspecto parecía mejor y estaban más rollizos que todos los jóvenes que habían estado comiendo los manjares del rey” (Dn. 1, 12-15).

Se debe destacar que el término “legumbres” viene del hebreo zerô’îm: plantas, verduras; yârâq: verdes y del griego lájanon: hierbas de jardín u hortalizas. Por lo tanto el profeta se alimentó de vegetales o verduras y agua.

En base a esta historia del Antiguo Testamento se ha elaborado esta dieta, rebautizada la “dieta de Dios”, “dieta de la Biblia” o “ayuno de Daniel”, que está compuesta el 70 por ciento de frutas y verduras y en un 30 por ciento de proteínas magras y granos enteros, bebiendo solamente agua.

Todo esto, claramente, sazonado con oración, porque lo importante es el sacrifico personal renunciando a algunos placeres de la alimentación para profundizar la relación con Dios.

Y esto es la gran particularidad de esta dieta que mediante el sacrificio como ofrenda y la oración creamos un vínculo, un dialogo entre Dios y nosotros, pero antes de hacer cualquier tipo de dieta, se recomienda siempre la vista médica, no todos tenemos un organismo o la salud adecuada para ciertos tipos de dieta. Lo importante como decía el padre de la medicina Hipócrates: “Que tu alimento sea tu medicina, y tu medicina tu alimento”

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo