Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Conoces la historia del papa Juan Pablo II y el misterioso sin techo?

STF/AFP

Diane Montagna - publicado el 31/12/17

En una entrevista, el papa Francisco volvió a hablar de la conocida historia de su antecesor. Vale la pena recordarla

El papa Francisco no es el primer Papa en tener compasión hacia las personas sin techo, como él mismo lo afirma.

En una entrevista para una revista italiana dirigida por personas sin techo, Scarp de’ tenis, el  papa Francisco relató una famosa historia contada en el Vaticano sobre el papa Juan Pablo II y un misterioso sin techo.

Como la historia tal vez es menos conocida fuera de los muros vaticanos, aquí nosotros la compartimos con nuestros lectores. Aquí hay un fragmento de la entrevista:

Pregunta: Su Santidad, cuando se encontró a un sin techo, ¿qué fue lo primero que usted le dijo a él?

Papa Francisco: «Buenos días. ¿Cómo está usted?» A veces, intercambiamos algunas palabras, otras veces entramos en relación y escuchamos historias interesantes: «Estudié en una escuela católica; había un buen sacerdote …».

Alguien podría decir: ¿por qué me interesa esto? Pero las personas que viven en la calle comprenden inmediatamente cuándo hay un interés real por parte de la otra persona, o cuando hay, y no quiero decir «un sentimiento de compasión», sino ciertamente un sentimiento de dolor.

Se puede ver a un sin techo y mirarlo como una persona o como un perro. Y ellos son muy conscientes de esas diferentes maneras en que son vistos.

Hay una historia famosa en el Vaticano sobre una persona sin techo, de origen polaco, que normalmente estaba en la Piazza Risorgimento en Roma. Él no hablaba con nadie, ni siquiera con los voluntarios de Cáritas que le traían comida caliente por la noche.

Sólo después de mucho tiempo lograron que él contara su historia: «Yo soy sacerdote. Conozco bien a su Papa. Nosotros estudiábamos juntos en el seminario», dijo él.

Estas palabras llegaron a san Juan Pablo II, que oyó el  nombre del sin techo, y confirmó que había estado en el seminario con él, y quería conocerlo.

Ellos se abrazaron después de 40 años, y al final del encuentro el Papa le pidió al sacerdote, que había sido su compañero en el seminario, que oyera su confesión.

«Ahora es tu vez», le dijo el papa Juan Pablo II. Y el Papa se confesó con su compañero de seminario. Gracias al gesto de un voluntario, una comida caliente, algunas palabras de consuelo y una mirada de bondad, esta persona fue recuperada y retomó una vida normal que la llevó a volverse el capellán de un hospital.

El Papa lo ayudó. Ciertamente este es un milagro, pero también un ejemplo para decir que las personas sin techo tienen una gran dignidad.

En la sede de la Curia de Buenos Aires, bajo una puerta entre las rejas, vivía una familia y una pareja. Yo los encontraba todas las mañana en mi camino. Los saludaba y siempre intercambiaba algunas palabras con ellos. Nunca pensé en echarlos.

Alguien me dijo: «Ellos ensucian la Curia». Pero la suciedad está dentro. Yo pienso que necesitamos hablar con las personas con gran humanidad, no como si tuvieran que pagarnos alguna deuda, y no tratarlas como si fueran pobres perros.




Te puede interesar:
Historia de un sin techo

Tags:
caridadJuan Pablo IImisericordiapobrezasin techo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.