Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

5 sencillos propósitos espirituales para un feliz año nuevo

JOURNAL,BIBLE,PRAYER
Stocksy
Comparte

Quizás perder 10 kilos sea más dramático, pero hay otras cosas que tendrán un mayor impacto en tu vida.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Es como si empezara desde cero una y otra vez.

Al inicio de casi todos los años nuevos renuevo mi compromiso de leer a diario la Biblia. Es uno de los pocos actos que, cuanto más lo hago, más marca de verdad una diferencia en mi vida; estoy más centrada  y puedo ver con mejor perspectiva si empiezo o termino mi día con las palabras de Dios.

En 2018, me sumergiré una vez más con la esperanza de no olvidar cómo esta práctica diaria me ayuda.

Cuando tú, también, empieces este año nuevo, aprovéchalo como una oportunidad renovada para encaminarte en la dirección del crecimiento y la renovación espiritual estableciendo una resolución en fomento de la oración, el servicio, el ejemplo y el perdón.

Permite que la Biblia te guíe y opta en año nuevo por estos propósitos que te harán más feliz.

Deshazte de un hábito molesto

¿Dónde podrías mejorar un poco? La belleza de una vida devota es que podemos ser perdonados una y otra vez. Si necesitas esforzarte en mejorar algo pequeño o grande, ten claro que siempre hay un camino para avanzar. Haz de este año el tiempo para deshacerte de un hábito molesto que te esté impidiendo acercarte a Dios.

Ten más consideración

Puede que las vacaciones sean cuando más a menudo pienses en voluntariados y en donaciones, pero los necesitados no se concentran en una época del año. Identifica un objetivo específico y cuantificable para tus esfuerzos de ayudar a los menos afortunados. Puede que sea una ayuda económica (establece una cantidad mensual de dinero para una causa), pero si puedes donar tu tiempo además de tu dinero, esa es la mejor combinación.

Y recuerda que el voluntariado en un comedor social no es la única manera de hacer buenas obras.

Habla bien de ti y de los demás

Leah Gerling tomó la resolución de cambiar la manera en que se hablaba a sí misma y a otras mujeres de su vida.   “Me di cuenta de que en mi vida había unas mujeres de talento increíbles que hablaban de forma terrible sobre sí mismas. ¿Por qué hacemos esto? Dicen cosas tan negativas que jamás se las dirían a nadie más: ‘Soy una madre horrible’, ‘¿Por qué no puedo ponerme en forma?’; ‘Soy tan olvidadiza’…”

Con pequeños comentarios así se critican sus amigas a sí mismas. Leah hizo un esfuerzo para advertir a estas mujeres sobre su discurso interior negativo y recordarles todo lo que son capaces de hacer.  Quizás no sea algo que cambie la vida de inmediato, pero está abriendo un camino para fortalecer a las mujeres de su entorno simplemente prestando más atención.

Sé un buen ejemplo

Siempre comentamos a nuestros hijos de que hay que dar buen ejemplo pero lo cierto es que esa responsabilidad no desaparece al llegar a la edad adulta.

Audrey Kern, de Alaska, ha visto cómo las conexiones personales pueden suponer una gran diferencia en las vidas de los demás, sobre todo de los más ancianos. “Muchos de nuestros mayores no tienen contacto humano durante el invierno. Se encierran en casa y quizás solo salgan una vez a la semana o menos, como para ir a correos”.

Con sus cinco hijos, Audrey intenta establecer contacto visual y sonreír a todos los que vea mientras hacen sus recados. “La gente necesita conexión”, dice. Aunque solo sea por un momento.

Imagina la luz que transmite la mirada de la familia Kern, tocando con su amor y su amabilidad a todos a su alrededor.

Quizás te incomode hablar de tu fe, pero la forma en que haces las cosas puede transmitir un mensaje más auténtico. Reflexiona sobre tus interacciones diarias e identifica una manera para aumentar tu luz.

Reza

Es el más básico de los mandamientos de Dios. Habla con Él.

Te puede interesar:
¿Cómo rezar con la Biblia?

Por alguna razón, nos volvemos autocomplacientes y solamente Le dirigimos rezos automáticos. Eso es, hasta que estamos en problemas. Entonces, de repente, reviven nuestras sentidas oraciones y anhelamos la paz de la conexión.

Perdona a alguien

Has escuchado todos los dichos sobre cómo el perdón te ayuda a ti más que a la persona que te ha hecho mal. Perdonar es algo realmente difícil.

Si te has estado aferrando al dolor o a la ira, haz que tu 2108 sea un año para pasar página y dejar atrás esos sentimientos.

Para Andrea (que ha preferido no compartir su apellido), 2016 fue su primer año como madre soltera. Los 20 meses anteriores le costaron decenas de miles de dólares en honorarios de abogados, unos meses que hicieron pedazos su familia y destruyeron la vida que una vez conoció. “Mis hijos han pasado por un infierno. Ahora tenemos que seguir adelante y reconstruir”, dijo.

El divorcio de su amor de la infancia no pudo haber sido más doloroso. Ahora que vive en un nuevo apartamento con los acuerdos de custodia resueltos, no tiene el recordatorio constante de su exmarido.

El perdón es un largo camino que requiere mucha oración y esfuerzo. Eso sí, la paz que trae bien merece la pena, ya sea por aliviar una carga reciente o del pasado.

 

Artículo publicado originalmente en la edición inglesa de Aleteia que ha sido traducido y/o adaptado para los lectores de Aleteia en español

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.