Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 11 mayo |
San Francisco de Jerónimo
home iconA Fondo
line break icon

Refugiados: ¿Qué dice la Biblia?

MIGRANTS

Ben White - CAFOD-(CC BY-NC-ND 2.0)

Miriam Díez Bosch - publicado el 28/12/17 - actualizado el 28/12/17

El jesuita Alberto Ares recoge la noción de hospitalidad en la tradición cristiana

Más de 232 millones de personas migrantes (supondría el quinto país más poblado del planeta). Más de 65 millones son personas que se han visto forzadas a abandonar su hogar por un conflicto armado, por violencia generalizada o por un desastre natural. De este número, 21 millones son personas refugiadas; 38 millones, desplazadas internas, y 3,2 millones, solicitantes de asilo.

El Mediterráneo se ha convertido en el mayor cementerio a nivel mundial, donde sólo en 2016 perdieron la vida más de 5.000 personas. Siria es el país que genera mayor número tanto de refugiados como de desplazados internos, seguido por Afganistán, Somalia y Sudán del Sur.

Con el cuaderno Hijos e hijas de un peregrino. Hacia una teología de las migraciones, editado por Cristianisme y Justícia (se puede leer todo el documento aquí)

Alberto Ares ahonda en las raíces bíblicas, de la tradición y del Magisterio para iluminar la realidad de los refugiados desde una perspectiva creyente. En este artículo presentamos qué dice la Biblia, mientras que un segundo artículo abordará qué dice la Tradición y el Magisterio.

Alberto Ares es un jesuita español especializado en migraciones. Ha acompañado comunidades migrantes en varias partes del mundo. En la actualidad es el Delegado del Sector Social de los jesuitas en España e investigador asociado al Instituto de Estudios sobre Migraciones de la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid.

La Biblia y los refugiados

La Biblia se reconoce como una realidad en movimiento, con experiencias migratorias, de exilio, de acogida y hospitalidad, que se insertan en las experiencias fundantes del pueblo elegido: «mi padre fue un arameo errante» (Dt 26,5), empieza a explicar Ares.

El Nuevo Testamento, en el que el propio Jesús se presenta como un migrante, “va poniendo un acento especial en la acogida y la fraternidad, en el universalismo y en una vida apostólica en movimiento, que desborda fronteras”.

El Antiguo Testamento:
«Mi padre fue un arameo errante»
Ares recoge cómo en el Antiguo Testamento se brinda abundante doctrina y praxis sobre las migraciones y las personas en movimiento. Por un lado, junto con los huérfanos y las viudas, los emigrantes constituyen la trilogía típica del mundo de los marginados en Israel. Para ellos, Dios pide un trato digno y de especial respeto y atención.

• «Mi padre era un arameo errante» (Dt 26,5).
• «Conocéis la suerte del emigrante, porque emigrantes fuisteis vosotros en Egipto» (Ex 23,9).
• «No vejarás al emigrante» (Ex 23,9)
• «No lo oprimiréis» (Lev 19,34)
• «No lo explotaréis» (Dt 23,16)
• «No negarás el derecho del emigrante» (Dt 24,17)
• «Maldito quien viole los derechos al emigrante» (Dt 27)
• «Amaréis al emigrante, porque emigrantes fuisteis en Egipto» (Dt 10,19)
• «Al forastero que reside junto a vosotros, lo miraréis como a uno de vuestro pueblo y le amarás como a ti mismo» (Lev 19,34).
• «Cuando siegues la mies de tu campo y olvides en el suelo una gavilla, no vuelvas a re- cogerla; déjasela al emigrante, al huérfano y a la viuda» (Dt 24,17).

El Nuevo Testamento: Jesús, el migrante

Uno de los elementos centrales del Nuevo Testamento mirándolo desde la realidad migratoria es el hecho de que el mismo Jesús se presenta como un migrante, recuerda este jesuita. Mateo muestra la infancia de Jesús y a la Sagrada Familia bajo una primera y cruenta experiencia de emigración forzosa (Mt 2,14-15). Por su parte, el Evangelio de Lucas narra el nacimiento de Jesús fuera de la ciudad «porque no había sitio para ellos en la posada» (Lc 2,7).

• Nacido fuera de su tierra y procedente de fuera de la patria (cfr. Lc 2,4-7), «Habitó entre nosotros» (Jn 1,11.14)
• «Fui extranjero y me acogiste» (Mt 25,35).
• El buen samaritano (Lc 10, 25-37)
• La mujer sirofenicia (Mc 7,24- 30),
• El centurión (Mt 8,5-10)
• La mujer samaritana (Jn 4,5-42)
• «Ya no hay judío ni griego, ni hombre ni mujer, ni esclavo ni libre porque todos sois uno en Cristo» (Gal 3,28).

Tags:
bibliarefugiados
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
5
FATIMA
Philip Kosloski
Fotos rara vez vistas de los videntes de Fátima, Lucía, Jacinta y...
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
Obvious
Mamá, me tengo que ir
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.